Fragmento para pensar: “El Principito”

“Las personas mayores aman las cifras. Cuando les habla uno de un nuevo amigo nunca te preguntan de cosas esenciales. Jamás te dicen: “¿Cómo es su voz? ¿Cuáles son sus juegos favoritos? ¿Colecciona mariposas?” En cambio, te preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos tiene? ¿Cuánto gana? ¿Cuánto gana su padre?” Y, al obtener las respuestas a estas preguntas, creen ya conocer a las personas. Si decimos a los adultos: “He visto una hermosa casa de ladrillos rojos con geranios en las ventanas y palomas en el techo…”, ellos no pueden imaginarse dicha casa. Es necesario decirles: “He visto una casa de cien mil francos”. Sólo así exclaman: “¡Qué hermosa es!”

Si les dices por ejemplo: “La prueba de que el principito existió es que era encantador, que reía, que era hermoso y que quería un cordero”, no lo entienden ni lo creen. Querer un cordero es prueba de que existe, entonces se encogerán de hombros y dirán que uno se comporta como un niño. Si, en cambio, se les dice: “El planeta de donde venía es el asteroide B-612″, entonces quedarán convencidos y no harán más preguntas. Es así como son las personas mayores. Y no hay que reprocharles. Los niños deben ser muy condecendientes con las personas mayores.”

El Principito, Antoine de Saint-Eupéry

3 comentarios en “Fragmento para pensar: “El Principito”

  1. El libro “el principito” de antoine saint exupery narra la historia de un hombre que tenía como oficio, ser piloto de avión. En uno de sus viajes, debe hacer un aterrizaje forzoso en medio del desierto del Sahara. La reparación del desperfecto era de suma urgencia, ya que tenía agua para solo unos pocos días. Y el problema en el motor del avión era sumamente difícil. Entonces, se encontraba solo, en medio del desierto, intentando una reparación muy difícil, con su vida en riesgo.
    Grande fue la sorpresa cuando se le acercó un niño, que sin mediar nada, le pidió: Dibújame un cordero.
    El hombre se refregó los ojos. Y no podía creer lo que veía… pues estaba a miles de km de toda tierra habitada. Y el niño no parecía sediento, cansado, hambriento, ni preocupado sino porque el hombre le dibujara un cordero.
    ¿Por qué era tan importante para el principito, que le dibujara un cordero? Esta pregunta me surgió años después de haber leído el libro. Y la respuesta es la siguiente: el principito no conocía, sino el amor de una flor. Amor que lo hizo sufrir…porque el amor es sufrido. Una flor que sembraba intrigas en su corazón, que pronto, dieron como fruto a la duda. En medio de esta confusión, el niño decidió alejarse.
    Allí fue entonces que el principito conoció lo que el mundo tiene para ofrecer. Vanidad, soledad, egoísmo, adicción, estrés, incredulidad, indiferencia, envidia, chismerío.
    Ahora bien, el amor es sufrido, sí, pero también es benigno.
    Pero, ¿Por qué era tan importante que le dibujara un cordero?
    Mientras recorría el mundo, estoy seguro que la gloria de dios se manifestó en su vida, y tuvo un encuentro con Jesús. Estoy seguro, porque sino no hubiese sobrevivido al mundo.
    Cuando decidió regresar a su casa, nuevamente le surgió la duda. Aquel cordero santo, aquel cordero de gloria ¿lo acompañaría en este viaje de vuelta? ¿Lo acompañaría por el resto de su vida? En su corazón se encontraba la certeza de que Dios nunca lo desampararía ni abandonaría. Pero en sus pensamientos, la duda intentaba confundirlo nuevamente.
    Fue entonces cuando la gloria de Dios se manifestó en su vida. En medio del desierto se encontraron, un hombre preocupado, sediento, con hambre y con su vida en riesgo; y un niño con la duda existencial de que si Dios le acompañaría por el resto de su vida.
    Cuando el principito le pide al hombre que le dibuje un cordero, el hombre dejo de lado toda preocupación, se olvidó de la sed y del hambre. Y se dispuso a dibujar un cordero. ¿Quién hace esto sino por la gracia de Dios?
    Hizo uno, dos, hasta tres dibujos de corderos, pero el que dejó completamente satisfecho al principito, fue un dibujo que representaba su corazón, con el cordero que el tanto amaba viviendo dentro.
    “El principito”, es el libro con mayor número de impresiones y con más traducciones, después de la biblia, que es el número 1.
    ¿YA ACEPTASTE A JESUS EN TU VIDA?
    “El amor todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” 1cor 13-7
    Aca dejo un enlace…http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=Kp5B13AAkOc
    DIOS TE BENDIGA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s