Food porn: ¡el descaro alimenticio!

Por: Alberto De Legarreta

Vivimos en tiempos de abundancia alimenticia. Tiempos de fascinación por los alimentos, de admiración por los profesionales de la cocina, de obsesión por nuevos sabores, de variedad en menús, restaurantes y supermercados. Los canales de cocina, los tours degustativos por el mundo e incluso los reality shows culinarios nos atacan por todas partes.

Nunca antes la humanidad había puesto tanta atención a lo que come, a cómo lo come, a quién lo prepara, de dónde provino, etc. Los productos orgánicos, locales y frescos, aunque más caros, ganan terreno ante los empaquetados y procesados en este frenesí posmoderno por el sabor auténtico y superior de los insumos. ¡Y pensar que algunos temían, al inventarse el enlatado, que en algunos años consumiéramos sólo alimentos encapsulados, sin chiste, sin sabor, sin vida!

La comida es la estrella del momento. Pero demasiada atención puede llevar a los extremos cuestionables y el mundo gastronómico no se salva. Les comparto un caso particular.

Al final de los 90’s, en la sociedad anglosajona (principal, pero no exclusivamente, en la estadounidense) empezó a circular un término para describir un estilo alimenticio que por caer en el descontrolado placer representa un peligro para la salud. Este término ha ganado terreno desde entonces y tiene ahora un sentido más amplio y más peligrosamente seductor: la afición lujuriosa —casi al nivel erótico (sexual)— a los alimentos. La comida convertida en objeto de placer visual y desinhibido: Food Porn.

Pero no malinterpretemos: la “porno alimenticia” no pretende involucrar a la comida con el acto sexual. Al parecer, es más ambiciosa, haciéndole competencia en su lugar como principal tentación de la humanidad. Gula VS. Lujuria.

No estoy diciendo que esto sea una competencia organizada por el diablo, ni nada parecido. Es un fenómeno cultural. En algunas sociedades, la comida simplemente ha alcanzado un lugar de atención privilegiada tal que se está ganando terreno en el mundo de las tentaciones al alcance de la mano. Y los medios lo potencian fuertemente, ya que la comida no tiene los “frenos” sociales que el sexo sí: tabúes, miedos, pudores y demás no tienen poder sobre el comer, ni sobre las audiencias aficionadas a ello.

Hoy en día uno puede ver segmentos de cocina que abierta y descaradamente pretenden despertar pasiones y deseos descontrolados en el espectador. Les comparto un ejemplo evidente: una provocativa receta preparada por la llamada “reina del Food Porn”, Nigella Llawson, a quien podemos ver (aquí en México) en el canal FoxLife:

¿Notaron la cantidad increíble de adjetivos agradables utilizados a los alimentos? ¿La constante referencia al placer que Nigella hace, explícita y tácitamente? ¿El repetido zoom al chocolate?

Otro contemporáneo profesional que ha incursionado abiertamente en Food Porn es Anthony Bourdain, gran chef y gastrónomo estadounidense, del cual me declaro humilde admirador, ya que es uno de los pocos celebrity chefs que realmente hacen gastronomía (estudio de la cultura alimenticia). Les comparto un segmento de su programa No Reservations, parte de un especial de Food Porn:

Tony lo dice bien: la Food Porn está aquí y tienes que voltear a verla. A final del día, la clave para entender este fenómeno es que ya no se trata de comer, sino de ver. No de preparar, cocinar ni comer, sino de ser espectador.

Si quieres saber más de este fenómeno gastronómico, te sugiero este artículo del mismo Bourdain, en donde habla de dónde vino la Food Porn y más sobre su naturaleza:

http://www.sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/chronicle/archive/2001/11/04/RV201066.DTL

6 comentarios en “Food porn: ¡el descaro alimenticio!

  1. Por algo digo que todos tenemos un poco de “voyeuristas” por dentro, bien que mal. Ese estar observando atentamente lo que se está preparando y que sea el ver lo que nos provoca más placer que el hecho de pensar en lo que se va a comer es a lo que, por lo menos en el ejemplo de Nigella, se apuesta.

    Curioso nombre para el fenómeno, porque obviamente no deja cosas al aire y dispara muchos “malos pensamientos” jeje, el interés sale por el morbo en general, ante la palabra porn. Aunque me agrada que no sea volver una cosa sexual la comida, sino como se plantea, un lujuria vs gula. Está ruda la competencia, la verdad.

    En el caso de hacer algo más deseable… me atrevo a decir que depende mucho de cómo sea el receptor. Hay a quienes les llegas más fácil por el oído (auditivos) a otros por lo visual y hay quienes requieren de movimiento físico para poder apropiarse del conocimiento y del placer. ¿La música como algo deseable? Depende, ¿de qué tipo de música hablamos y a quién le preguntamos?

    Me gusta

  2. A mí el queso, que me encanta comer, no me produce ningún placer estético ni fisiológico en pantalla. No importa lo bien hecho que esté el video o la técnica sublime con que desarrollen el tema, me parece un producto completamente indiferente…

    No así con el chocolate o con el vino. Ese par de delicias me provocan mucho más cuando las veo que cuando las consumo (aunque, no se me malinterprete, comer chocolate y beber un buen vino son dos de las actividades más estimulantes que conozco).

    La técnica de hacer deseable y disfrutable estéticamente un platillo, ¿podrá llevarse a otros ámbitos como, digamos, la música?

    Me gusta

  3. Uff… Del video de Nigella Llawson, fijaos. No solo es la parte visual. Todo está estructurado para despertar emociones profundas, desde los primeros planos que realiza la cámara (que denotan cercanía emocional) y los encuadres a las expresiones de la mujer hasta un audio nítido de los ingredientes al ser vertidos, quebrados o preparados. Pero debo decirlo…. el espectáculo que deja esta comida es sólo para ver? Me deja… insatisfecho =P

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s