Para empezar el 2011

 

Por: Santiago Piñeirúa

 

No es de extrañar que en la Ciudad de México tengamos un tráfico insoportable. No hace mucho, sin embargo, me encontraba viajando hacia las Lomas y noté que el tráfico desde Patriotismo hasta el Circuito Interior fluía con especial rapidez. Mis ilusiones de llegar a las Lomas a tiempo aquel día se desplomaron al llegar a Reforma, pues la carga vehicular mostró una vez mas ser propia de una ciudad como ésta. Pero ya bien metido en el tráfico observé que la congestión se debía a la multitud que se encontraba haciendo cola desde Mariano Escobedo hasta el museo de Antropología. La novedad: Los secretos de Pompeya. Mi consuelo al encierro en mi coche fue ver que en la cola para entrar había gente de todo tipo: empresarios, familias, trabajadores, empleados, jóvenes, ancianos, niños, artistas, etc. Esto trajo a mi mente el recuerdo de haber vivido la misma experiencia con la exposición de Egipto, hace unos pocos años, en el mismo museo. Estos eventos me hicieron recordar que cada vez que quiero asistir a escuchar la novena sinfonía de Beethoven, o el segundo concierto para piano de Rachmaninoff, o la Suite del Cascanueces de Tchaikovsky, o Carmen de Bizet, o Carmina Burana (y muchas otras obras de arte), hay que tener cuidado con la compra de boletos, ya que es muy factible quedarse sin entrar por la elevada demanda de tan populares muestras de música de concierto (o música clásica, como comúnmente la conocemos).

Surge en mi mente una cuestión, entonces: ¿por qué un pueblo, del cual pensamos erróneamente que no tiene nivel cultural o gusto por la cultura, mostraría tanto interés por tales espectáculos que, si bien es cierto que son muy populares y maravillosos, no son los únicos que forman parte del repertorio de obras maestras o muestras de arte que el mundo ha ofrecido durante siglos de historia del arte?

Después de mucho tiempo de reflexionar la única manera en la que he logrado encajar una respuesta es la publicidad. La labor voluntaria o involuntaria que ha rodeado la publicidad de estas obras ha hecho de ellas un gran negocio en cuanto al aforo de este tipo de espectáculos se refiere; pero, aún más importante, la gente disfruta de estas obras como si fueran niños con juguete nuevo. Y es verdad; en México la gente disfruta del arte a todos los niveles sin necesidad de llenar dichos eventos de una exclusiva multitud de conocedores o académicos, lo cual nos hace pensar que nuestro oficio es para todos y no solo para músicos, pintores, arqueólogos, historiadores y demás profesionistas que podamos mencionar que han hecho de estos ejercicios su modus vivendi. Lo único que requerimos es recorrer el camino de la publicidad para que la gente tenga un acceso REAL a las artes y no sólo una aburrida pincelada de una difícil y compleja colección de obras que, lejos de acercar al público, la asustará alejándola de nuestro fin como empresa.

Cumplamos pues nuestra meta en Eudoxa y empecemos este 2011  abriendo los ojos con alegría al infinito mundo de cultura y arte que la humanidad nos ha ofrecido con un principal propósito: disfrutar.

2 comentarios en “Para empezar el 2011

  1. Tu post, me parece, tiene mucha relación con el que hace poco nos compartió Juan José: en México la cultura se consume “poco”, pero no porque no guste, sino porque no se da a conocer. La gente no se aventura a probarla o sencillamente no se entera de las posibilidades a su alcance.

    Y aplaudo y apoyo la erradicación de la idea de que la cultura como un elemento exclusivamente de élite.

    Me gusta

  2. Me gusta mucho tu enfoque, Santiago. Es cierto que muchas veces se nos olvida que el arte está hecho para disfrutarse y para compartir ideas y sentiemintos, no para encontrar el hilo negro ni para jalarse el cuello. Es un mensaje importante tanto para los que disfrutan el arte como para los que la producen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s