Y viceversa

Y viceversa

Por: Juan José Díaz

twitter: @zoonromanticon

O todos coludos, o todos rabones -dicho popular

Hablar de RSE nos hace pensar en la relación de las empresas para con sus bases sociales, de patrones para con sus empleados, de jefes para con sus colaboradores, etcétera. En una palabra: la responsabilidad social se imagina como una relación vertical y descendente.

Sin embargo, no es así. O, al menos, no tan sólo así. ¡Claro que las cúspides tienen responsabilidades hacia las bases! ¡Por supuesto que las empresas tienen una deuda con la sociedad en la que se dan! Pero no debemos olvidar que también las bases tienen resposabilidades hacia las cúspides y la sociedad hacia las empresas.

Quiero decir que tanto un jefe debe procurar a sus empleados, como éstos deben procurar a su jefe. La responsabilidad es compartida, es conjunta. De lo contrario estaríamos enfrentados a un proteccionismo o paternalismo que hace mucho más daño que bien a las empresas y a la sociedad.

Un empleado socialmente responsable es aquel que ve por el bienestar de donde trabaja. Lo cuida, lo protege y lo impulsa a crecer y fortalecerse, aunque ello implique más esfuerzo del necesario para conseguir el sueldo mensual. La responsabilidad social del empleado parte del respeto por la autoridad y el compromiso con la calidad en el trabajo; incluye elementos como el realizar las labores encomendadas a tiempo, proponer vías de mejora en vez de generar preguntas que obstaculicen o retrasen el trabajo… en una palabra: hacer lo que deben hacer, cuando lo deben hacer y como lo deben hacer.

Así como exigimos de las empresas una actitud responsable y positiva hacia sus empleados y colaboradores, del mismo modo debemos demandar de estos la misma disposición.

Sólo cuando ambas partes se relacionen en un esquema de responsabilidades mutuas, la RSE será verdaderamente social. De lo contrario estaremos ante una utopía o, peor aún, una tiranía que atente contra las empresas y, cuidado, las ponga en un riesgo desmedido de perecer.

Para que la Responsabilidad Social Empresarial funcione, cada vez que hablemos de sus relaciones y partes comprometidas, deberemos añadir la cláusula: “…y viceversa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s