Definiendo el concepto gourmet

Por: Margot Castañeda

 

“Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de un ternero cebado donde no lo hay.”

Salomón

 

Gourmet es un vocablo francés traducido por la RAE como: “persona entendida en Gastronomía o persona aficionada a las comidas exquisitas”. Un término muy utilizado, a veces abusado, que puede interpretarse de diferentes maneras. Entre las muchas definiciones que pueden encontrarse se dice que un gourmet es  “alguien con un paladar exigente que entiende cuando toma una buena comida”; “una persona que busca delicadeza y refinamiento en los placeres de la mesa”; “todo aquel que conoce los secretos del buen comer”; “una persona con gusto delicado y exquisito paladar, conocedor de los platos de cocina significativamente refinados”.

Sinceramente, el término me causa conflicto porque no me gusta la significación que los medios y la mercadotecnia le han ido formando poco a poco. Es su culpa que haya personas que se autoproclaman gourmets porque van a restaurantes caros, de moda, descorchan vinos de precios exorbitantes, ven los programas de cocina con Chefs famosos y se suscriben a las revistas de Gastronomía y Vino para “conocedores”.

Así es, gourmets hay de todo tipo, yo he tenido la fortuna de conocer a algunos auténticos; estos son menos vistosos, mucho más sencillos y discretos, pero curiosamente conocen más y no precisamente son profesionales de la industria. No les interesa sólo lo famoso de la comida, les interesa todo sobre la comida. Reconocen que lo mejor no es necesariamente lo más complejo, sofisticado y caro, aplican su propio concepto del “buen comer” diariamente, no se limitan sino que experimentan, investigan y, sobre todo, están hambrientos por aprender cada vez más.

Los verdaderos gourmets son cazadores de rincones desconocidos de cocina local y también son buscadores de momentos para compartir. Cuando llegas a su casa, te reciben con una botana casera y saludable, tienen siempre un vino o un buen café disponible para cualquier momento y pueden improvisar una gran comida porque adquieren constantemente ingredientes frescos y de gran calidad que se antojan únicos en su apreciación y consumo. Además, se ocupan de que la experiencia sea completa, desde escoger la vajilla y la cubertería adecuadas, hasta la intensidad de la luz y una buena selección musical. Saben que el verdadero disfrute de lo comestible se logra utilizando los cinco sentidos al máximo: ver, oler, saborear, sentir y escuchar cada mínimo detalle de la travesía.

Quienes invierten tiempo, dinero y dedicación a enriquecer estas experiencias culinarias, saben que vale la pena aventurarse por el simple hecho de que la mayor satisfacción es el compartirlo. Estos grandes y preciados momentos de compartir una buena comida se disfrutan como en cámara lenta aunque no siempre se perciba. Las delicias que caracterizan a nuestra cultura van desde los más laureados vinos hasta las recetas ancestrales que rescatamos del baúl de la abuelita.

El ser gourmet es una cuestión cultural. No me parece que deba ser un simple adjetivo, sino que se conciba como una auténtica filosofía; una forma de ver el mundo con el paladar y con todos los sentidos.

Este tema debe tener mucho de qué hablar y las dudas se extienden: ¿quién decide si alguien es gourmet o no? ¿Qué significa ser foodie, gourmand, gastrónomo, sibarita? En mi humilde opinión, lo más importante de todo es saber que el placer de comer no debe medirse por la abundancia, el precio o el exotismo, sino por la calidad de toda la experiencia, desde los platillos hasta la conversación que se comparte. Así, el tiempo nos permitirá vivir estas experiencias dos veces: en el paladar que es el presente y en la mente que es el recuerdo.

Un comentario en “Definiendo el concepto gourmet

  1. Felicidades por el articulo. Es necesario arrojar loz sobre este tema pues parece ser que ser gourmet es algo relacionado con el esnobismo, el estatus social y el poder adquisitivo. En mi opinion,Ser gourmet tiene mas que ver con saber apreciar y valorar (ambas) las virtudes y defectos de los alimentos y bebidas que se nos presentan en una mesa. Tiene mas que ver con una habilidad para percibir, cada nota, cada aroma, cada detalle y cada sabor para poder emitir una valoracion en base a un paladar muy educado y a una sensibilidad desarrollada gracias a la experiencia y al gusto de cada uno. No tiene nada que ver con el dinero. Tiene que ver con la naturaleza y las emociones que despierta en nosotros. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s