In memoriam: Carlos Llano Cifuentes

 

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

 

Dedico este artículo a mi profesor Carlos Llano, quien nunca me permitió discutir de empresa con él, pero siempre me escuchó y discutió conmigo sobre filosofía. Y tenía dos buenos motivos para hacerlo. En sus palabras: “para aprender de empresa inscríbete al IPADE y termina primero de aprender a pensar la filosofía dura de tu carrera”, me dijo alguna vez.

Era un hombre enérgico, apasionado de la teoría filosófica y un sensato interlocutor. De él, aunque jamás se lo dije, aprendí casi todo lo que ahora pienso de RSE y humanismo empresarial. Quizá como autor lo cito poco: y es que, como gran filósofo, mucha parte de su pluma refleja humildemente el pensamiento de alguien más, sin perder por ello originalidad.

Aunque en sus clases nunca trataba directamente el tema de la empresa, siempre se podía concluir de sus razonamientos un poco de las consecuencias prácticas que tenía en mente. Lo recuerdo muy bien, de pie, mirando firmemente al salón, cómo golpeó el escritorio con el puño y dio una apología del respeto a las personas.

Recuerdo también que lo invité alguna vez a dar una conferencia en un foro de Coparmex. Le mandé una carta, emperifollada con el membrete de la Confederación y un texto híper-revisado por mí y mi jefa. Una semana después recibí una carta suya en la que se disculpaba por no poder dar esa conferencia. El viernes, durante unos minutos previos a su clase, me llamó aparte y reiteró su disculpa de manera personal y extendió la explicación de su rechazo.

Anecdóticamente dice poco de RSE. Pero tiene un punto relevantísimo: la base; los cimientos de la Responsabilidad Social no están más allá del respeto al otro en tanto persona. ¿Quieres ser un empresario Socialmente Responsable? ¡Obsérvate en el rostro de tu interlocutor! ¡Escúchalo siempre, considéralo alguien digno de ser atendido y, aunque disientas, respétalo! Eso me lo enseñó con sólo dos o tres minutos de charla en un corredor de la Universidad.

En otro momento estaba yo trabajando con un equipo para hacer un Plan Estratégico de cinco años para una organización. El equipo era tan bueno que, honestamente, yo era el escribano y aprendiz de todos ahí. Un día, Carlos Llano los invitó a comer para discutir el Plan Estratégico. Poco después salió en otra conversación de pasillo que yo era parte de ese equipo, e inmediatamente respondió: “¡¿Y por qué no fuiste a la comida?! Si eres parte del equipo debiste haber venido, diles que si no te invitan a la próxima no los vuelvo a invitar”. Otra enseñanza lapidaria: no importa qué tan insignificante sea el trabajo que alguien realice, siempre hay que tomarlo en cuenta y comprenderlo en la magnitud que implica para alcanzar las metas.

El punto no es si mi equipo me avisó o no la siguiente ocasión que Carlos Llano lo invitó a una comida. El punto es la cálida acogida que Llano le daba a todos los involucrados en una empresa, desde el dueño hasta el chofer. Y esa es la verdadera Responsabilidad Social: entender que no hay más empresa que las personas que la constituyen; no hay más éxito que el que alcanzan los dueños, los empleados, los clientes; no hay nada más allá del reconocimiento de la persona con la que tenemos que ver cada día.

Estos son sólo un par de ejemplos de lo que mi profesor Carlos Llano me transmitió con su ejemplo al respecto de la ética y la RSE. Nunca le dije todo lo que aprendí de él, pero estoy seguro que no me hubiera dejado mencionarlo.

Tómese este textito como un reconocimiento a la labor que hizo conmigo y con tantos otros. Ya el siguiente viernes regresaré a los tecnicismos y reflexiones.

Descanse en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s