La importancia empresarial de ir a un concierto de Rock

Por: Juan José Díaz Enríquez
Twitter: @zoonromanticon

¿Por qué es importante esta gira de U2 para reflexionar sobre Responsabilidad Social Empresarial? Definitivamente no es por los discursos políticos de Bono, ni por el virtuosismo de The Edge, Larry o Adam.

Lo es porque, para sus fans, asistir a un concierto de la banda irlandesa representa, más que un enajenamiento, un momento de ocio y vinculación social: como pocas veces, 100 mil personas se hacen una sola voz, apreciando la estética y el pensamiento del cuarteto de rock. Una expresión artística -tan valiosa como la interpretación de la Grosse Fugue de Beethoven- es el centro de reunión y fiesta de un sector social.

El miércoles, una hora antes de que U2 saliera al escenario vi un par de fanáticos, en traje de oficina, atrapados en el tráfico de Avenida Revolución. Su expresión denotaba preocupación: no sabían si llegarían al colosal Azteca… un buen amigo mío, por su parte, estaba en una situación similar: la hora de salida de su oficina es a las 6:00 p.m. Ni antes, ni después. Así pues, a esa hora tuvo que tomar su auto y luchar contra la marea de automovilistas para llegar al estadio a tiempo. Twitteó su desesperación: “ya en camino para ver a #U2…(tranquilo, tranquilo!…sí llegas!)”.

Como ya lo hemos dicho, parte indispensable de la responsabilidad social es brindarle al trabajador las condiciones óptimas para su desempeño laboral. Y el ocio es una de esas condiciones indispensables que como empresarios podemos (y debemos) proveer. Evidentemente no es obligatorio organizar visitas al cine, ni conciertos para los empleados, dar conferencias de arte ni hacer fiestas para ser responsables. Mas, si fuera posible, inténtenlo y se encontrarán con una sorpresa positiva.

¿Alguna vez hemos considerado la importancia que muchos empleados dan a determinados eventos de ocio, como esta gira de U2? Una actitud responsable sería, en la medida que el puesto lo permita, dar el tiempo suficiente para que nuestro empleado llegara a su concierto sin enfrentarse al estrés del tráfico y la premura. Toda proporción guardada, la re-creación que determinados eventos le ofrecen al empleado es tan importante para él, como un aniversario lo es para la empresa.

No digo que se le dé permiso a todos los empleados de ir aun concierto o a cualquier evento de ocio cada vez que se les ocurra. En casos como el de U2, estamos ante un evento que ocurre una sola vez o, en el mejor de los casos, muy esporádicamente.

Habrá que pensar: ¿vale más un empleado estresado que uno estimulado? Yo creo que no.

Cuando era empleado un día mi jefa me invitó un boleto para la ópera y al día de hoy se lo agradezco; un par de años después mi jefe me regañó por seguir en la oficina a unas cuantas horas de que comenzara a sonar el Vertigo Tour…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s