Testamento de Beethoven

Por: Santiago Piñeirúa

Twitter: @spineiruaz

 

Llega un momento en la vida de todo artista en el que ocurre algo que transforma su enfoque de vida personal y profesional. Me gustaría hacer una reflexión sobre el momento que vivió Beethoven en 1802, al escribir el Testamento de Heiligenstadt para entender lo que lo embargaba en aquel momento y cómo influyó en su arte. El testamento de Heiligenstadt es un documento que Beethoven escribió y que guardó en un cajón sin que nadie lo viera. Fue encontrado hasta después de su muerte. En este documento pide perdón a sus hermanos Karl y Johann (dirigiéndose más bien a la humanidad entera) por su mal trato con ellos y su mal humor, y establece que si decide quedarse en este mundo es porque todavía tiene mucho arte que dar, superando así sus sentimientos de depresión causados por su inocultable sordera.

Resulta ser que, paradójicamente, la sordera del legendario compositor alemán fue la causa que inició la parte de su vida en la que más producción tuvo en su obra, y más aún, corresponde al período en el que compuso lo más importante de su música.  Este período es el resultado de su decisión de superar el sufrimiento que le embargaba por tener tal discapacidad. Empieza entonces lo que los historiadores llaman su “período heroico”.

Es interesante pensar en que los ideales de la ilustración propuestos ya desde la revolución francesa llegan a Beethoven como una línea a seguir en su forma de pensar y componer. Este enaltecimiento del hombre común propone a Beethoven la toma de un nuevo enfoque al hacer música. Es decir, el hombre por encima de todo lo demás.

Cuando Beethoven no puede ocultar más su sordera cae en tal depresión que queda al borde del suicidio. Es admirable pensar que superó sus sentimientos de derrota al darse cuenta de que el tenía un legado que dejar a la humanidad y que, al tener que cumplir con tal tarea, debía sobrevivir a su sordera. Este sentimiento es el que yo considero que refleja al verdadero héroe que este compositor representa. Esta determinación fue tan revolucionaria como su música, lo cual influyó directamente desde ese momento hasta nuestros días al resto de los compositores.

Sin intentar asemejarme al grandísimo compositor alemán, creo que es legítimo hacer referencia a nuestras vidas personales y tratar de recordar momentos en los que algo similar haya ocurrido con nosotros. Yo en lo personal he tenido varios momentos a partir de los cuales mi vida no ha sido igual y que  han representado obstáculos que al superarlos me han hecho mas fuerte.  Por ejemplo, quien haya sufrido la pérdida de un familiar, sabe de lo que hablo.  La vida nunca es igual y por lo tanto la producción de un artista tampoco.  Y no digo que el arte de una persona sufra negativamente cambios por esto, solo digo que es diferente (incluso en algunos casos, tiende a ser mejor).

No tenemos que ser tan dramáticos, podríamos hablar de una experiencia positiva de otra naturaleza que haya cambiado nuestra vida o nuestra forma de pensar.

Mozart había experimentado ya la muerte de su madre en París, en el año de 1778, evento que le llevó a componer obras como la sonata para piano en la menor K. 310, en la que se refleja un claro sufrimiento.  O qué decir de Robert Schumann y Johannes Brahms, compositores directamente influenciados por una sola mujer (Clara), cuya presencia en sus vidas implicó la mayor fuente de inspiración de dos de los compositores más importantes del romanticismo y de la historia. Pero, como Beethoven nos ha demostrado, el arte no necesariamente tiene que tener sus orígenes en una idea positiva, también hay una conexión directa con sentimientos de angustia, sufrimiento, nostalgia, desesperación, muerte, etc.

Es interesante reflexionar acerca de cómo la adversidad puede transformar positivamente la producción de un artista.  El arte de una persona depende, no sólo del talento, sino directamente del enfoque que el artista le da a las circunstancias bajo las cuales trabaja.  Su arte, su vida y su trabajo dependen de la disposición que tenga de superarse y la determinación de hacer las cosas a pesar de lo que siente.  Y esto es aplicable a cualquier profesión.

Es por eso, queridos lectores, que concluyo que es mejor seguir luchando por encontrar significados a nuestra existencia dándole sentido al sufrimiento, y favorecer así nuestra vida personal y profesional.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s