Cambiar lo que creo… creer en el cambio

Por: Ana Belén Díaz

Twitter: @anabee2

 

Cuando nos enfrentamos a un cambio generalmente nos preguntamos: ¿en qué momento ocurrió? ¿Hubo señales que no vimos? ¿Había alguna forma de evitarlo? Sin embargo, la única pregunta importante es: ¿qué podemos hacer con él?

Podemos resistir, pero el cambio es una realidad que tarde o temprano nos va a afectar. La presencia de nuevas tecnologías, competidores, y un sinnúmero de factores del mercado hacen que evitar el cambio sea un suicidio empresarial. Resumiendo, si no cambias te extingues.

Otra opción ampliamente difundida en las empresas es aceptar el cambio. Detectar aquellos pequeños detalles que nos muestran que algo está sucediendo nos permite estar preparados para tomar las decisiones adecuadas. La mejora continua nos hace ir evolucionando al mismo tiempo que el mercado, lo cual nos da una ventaja competitiva. Aceptar que las cosas cambian nos permite adaptarnos más fácilmente al nuevo momento que vivimos.

Por otro lado, hoy en día algunas empresas están generando una nueva alternativa. Compañías como Google, Facebook o Youtube han apostado por enfrentar el cambio de una nueva forma, han decidido  provocarlo rompiendo paradigmas constantemente e innovando sobre teorías que han llevado a otras empresas a convertirse en grandes emporios, lo cual es lo que hace que sobresalgan.

Para ejemplificar lo anterior les expongo un pequeño hecho que cimbró a los mercadólogos alrededor del mundo. Todos los libros y estudios mencionan que conseguir una marca que se quede en la mente del consumidor es uno de los valores más importantes de la empresa. Compañías tan fuertes como Disney o Coca-Cola han logrado que la gente piense en ellas con sólo ver la tipografía característica de su firma.

Para sorpresa de todos, Google decide cambiar su logotipo y “jugar” con él modificando formas, colores y diseños, al grado de que el nombre ni siquiera sea claramente visible. Contrario a lo que toda teoría mostraba, este cambio ha hecho que Google sea reconocido por su gran creatividad, atrayendo a más personas con el pretexto de tener un momento cultural o lúdico con la marca.

Ejemplos como este hacen que reflexionemos sobre la importancia de dejar atrás los prejuicios que nos mantienen en una ruta segura pero ampliamente recorrida. Permitirle a nuestra mente abrirse a nuevas oportunidades a veces innimaginables, dejar de ver al cambio como una amenaza, atrevernos a romper esquemas, deshacernos de viejos paradigmas y darle un lugar importante a la creatividad en nuestra empresa… 

En pocas palabras, dejar de temer al cambio y empezar a ser el cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s