Si a tu empresa no le importa su cliente, jamás será socialmente responsable

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

 

Ayer sostuve una discusión con un colega del trabajo. Él defendía, muy atinadamente, que la Responsabilidad Social podía ser sólo un lavadero de caras para muchas empresas. Incluso en los casos que las empresas la implementaban con buenas intenciones, pero orientados a una mayor rentabilidad, terminaban por desvirtuarla. Según él, lo más importante de la Responsabilidad Social es la humanización de la empresa y sus procesos.

Podría estar de acuerdo, pero en ese ideal social habitan más peligros que ventajas para la empresa. Afirmo que una empresa no puede centrar la responsabilidad social en la humanización de absolutamente nada. No porque no sea loable o bueno, sino porque no es ámbito de su competencia.

Me explico. Una empresa tiene una finalidad muy clara que es crear un cliente. Y nada más. Toda su existencia está orientada a ese centro de gravedad, a esa finalidad, sin la cual todo pierde sentido. Una empresa que entiende a la RSE como un mecanismo fuera de su finalidad, se convierte en una organización con cierta esquizofrenia funcional.

La pregunta importante para implementar una verdadera y valiosa Responsabilidad Social en la empresa es: “¿qué aporta la RSE a mi cliente?”, o dicho de otra manera “¿cómo impulsa la RSE a mi empresa para que alcance su finalidad?”

En este punto debo ser claro. Si la empresa no entiende cuál es su finalidad, desde el principio estará condenada al fracaso. Ahí tenemos el caso de tantos negocios que se orientan a la creación de dinero. Todos sus procesos los orientan a creación de centavos, pesos y millones. Impulsan estrategias de ventas, dan bonos por ingresos, se vuelven mercenarios o rameras al servicio de los caprichos del mercado. Y poco después quiebran. Ejemplos sobran, desde muchos restauranteros en México (y el mundo), hasta las grandes corporaciones financieras que junto a otros actores provocaron la crisis del 2008.

Reitero,la RSE sólo es benéfica y real en aquellas empresas que han entendido que su meta es crear un cliente. El dinero, el capital, las ganancias vendrán después como producto del trabajo que implica el crear un cliente.

Por eso, para que cualquier empresa sea socialmente responsable lo primero que debe hacer es adecuarse a dicha meta y a partir de ahí construir sus políticas y procedimientos, diseñar sus sistemas, así como gestionar sus proyectos y programas.

La gran pregunta que no podemos eludir es: y a mi empresa, ¿de verdad le importa su cliente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s