La historia de México por un sastre

Por: Antonio Briseño

Twitter: Antonio_Bri

Aztecas, derrotas, corrupción y fraude. Tenochtitlan, derrotas, corrupción y fraude. Españoles, derrotas, corrupción y fraude.  Nueva España, derrotas, corrupción, fraude, guerras, derrotas, corrupción y fraude. Independencia, derrotas, corrupción y fraude. México, derrotas, corrupción y fraude.  Revolución, derrotas, corrupción, fraude, victorias, derrotas… derrotas, derrotas, derrotas… corrupción, corrupción, corrupción, corrupción…  fraude, fraude, fraude, fraude y caudillos, caudillos, caudillos, caudillos…

Amigo lector, le acabo de contar la historia oficial de México en 57 palabras. A continuación, la historia de México no oficial:

Aztecas, derrotas, corrupción y fraude. Tenochtitlan, derrotas, corrupción y fraude. Españoles, derrotas, corrupción y fraude. Nueva España, derrotas, corrupción, fraude, guerras, derrotas, corrupción y fraude. Independencia, derrotas, corrupción y fraude. México, derrotas, corrupción y fraude.  Revolución, derrotas, corrupción, fraude, victorias, derrotas… derrotas, derrotas, derrotas… corrupción, corrupción, corrupción, corrupción…  fraude, fraude, fraude, fraude y caudillos, caudillos, caudillos, caudillos…

En nuestro país suele clasificarse la historia de dos modos: primero la historia oficial; esa historia que viene en los libros de texto y que es regulada por el gobierno. Segundo la historia no oficial; esa que no depende del gobierno sino generalmente de los opositores y que desmiente las mentiras de la primera. Mi opinión sobre cada una de ellas quedó expresada arriba. Quizá una en un extremo y otra en el otro extremo, pero iguales, anticuadas. Mientras la primera exalta a los héroes, a los caudillos, glorifica las batallas y cubre las derrotas, la segunda desmitifica a los héroes, los ensucia, sentencia las batallas, les resta importancia y descubre nuestras derrotas. Ambas radicales y parciales,  inclinadas hacia los extremos contrarios e inútiles.

El problema de la historia de nuestra nación me parece va más allá de la insostenible clasificación oficial en contra de la no oficial. Desafortunadamente nuestro país,  identidad, y pensamiento actual está cimentado sobre una historia llena de derrotas,  fraudes,  corrupción y  caudillos según la primera versión, y de villanos según la segunda versión. Nos respalda una historia de perdedores.

Muchos expertos afirman que tenemos una historia obsoleta que debe actualizarse incluyendo los acontecimientos que hasta ahora no se incluyen.  Que la visión debe ampliarse, que deben verse acontecimientos con otros ojos, con ojos de mexicanos y no de aztecas,  vencidos, xenofóbicos o de hispanofóbicos. Con ojos de mexicanos y no de indigenistas.

Yo sugiero otra solución para este problema de la historia. Para explicarme mejor acudiré a algunos ejemplos. Hace algunos años un poeta latino cuyo nombre artístico era el de Virgilio escribió una obra llamada Eneida. Esta obra, la escribió por encargo del emperador Augusto con el fin de dotar de una historia soberbia, imponente y majestuosa al pueblo romano. Un pueblo fundado por bárbaros, pero que mediante una novela se harían de un linaje de un pasado digno sólo para los mejores. Cómo la mayoría sabe, la Eneida, trata de Eneas, un joven guerrero que sale de Troya tras su destrucción y que se refugia en los terrenos  donde él más tarde fundaría el reino de Roma. Así  los romanos son descendientes de Eneas y de Troya y un pueblo se hizo una historia a la medida de sus necesidades y se erigió como el imperio más poderoso de su momento.

Se dice que tiempo después un joven tenochca llamado Tlacaelel mandó a quemar la historia verdadera de su pueblo Tenochtitlan, pues era un pueblo con orígenes bárbaros, nómadas y sin tradiciones. Después de quemar los documentos que contenían la historia verdadera de su pueblo se dio a la tarea de hacer una nueva historia a la medida de su pueblo. La historia necesaria para cimentar un pueblo guerrero, un imperio, el más grande y poderoso de América prehispánica que logró sorprender a españoles, fue inventada, fue hecha a la medida, ¡no fue real!

He escuchado algunos rumores sobre el por qué se les dice gringos a los gringos (ejem… perdón, a los norteamericanos). Desde la tradicional explicación “Green go!” con motivos bélicos, hasta otras explicaciones más sofisticadas y con miras a la proposición que hoy tengo, la de crear linajes gracias a buenas historias. Y es que  resulta que supuestamente gringo es una variante de griego y que ¡los norteamericanos descienden de los griegos! Otra historia donde predominan los buenos pasados, otro intento de hacer historia a la medida de las necesidades.

Así pues, quizá sea tiempo de quemar nuestras historias oficiales y no oficiales, borrar de nuestra memoria los fracasos, fraudes, corrupción, y todas las derrotas donde se cimenta nuestra nación e identidad, y comenzar a recortar, coser y hacernos una historia sastre, a nuestra medida. Una historia sastre que vista nuestras necesidades, que resalte nuestras victorias, que recorte y borre nuestros fracasos: una historia inventada, pero de la cual nuestros futuros ciudadanos se sientan orgullosos de estudiarla en la escuela.

4 comentarios en “La historia de México por un sastre

  1. mmm, ¿exitos y triunfos hacen una historia oficial? y la visiòn de los que no fueron tomados en cuenta (y no hablo de los vencidos) dentro de esos dos ¿pertenecen a la seudohistoria? creo que con o sin lo “oficial” tendrìa màs bien que abrirse el campo de visiòn y de en investigaciòn en aristas distintas màs allà de querer armar un rompecabezas segùn convenga, tomando en cuenta a otros actores dentro de la historia.

    Me gusta

  2. No, claro que no, sería hacer una historia oficial, pero verdaderamente oficial. Una historia de éxitos, triunfos. Una historia donde no quepan los fracasos, para que así descarte las posibilidades de existencia de pseudohistorias, o historias no oficiales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s