La responsabilidad de un artista

robin-williams-cover-ftr

Por Santiago Piñeirúa

Facebook

Es verdad que el arte, como actividad humana con fines meramente estéticos, promueve el estímulo de los sentidos y busca la belleza muchas veces con  el simple objetivo de provocar placer. Comprendemos que las actividades artísticas deben estar acompañadas de una buena cantidad de experiencia, perfección técnica, ideas propositivas y un largo etcétera de elementos que hacen de éstas un trabajo de calidad.
Pero realmente es poca la gente que reflexiona sobre la responsabilidad de un artista. La idea viene a mi mente después de volver a ver la película Patch Adams, en la que el personaje principal es representado por el actor Robin Williams. Hunter Adams es un médico estadounidense nacido en 1945, el cual revolucionó las prácticas médicas al romper la tradición de promover una relación fría entre los pacientes y los doctores. Se opuso a la costumbre de no involucrarse emocionalmente con sus pacientes y desarrolló la risoterapia.

¿Cuál es, pues, la responsabilidad que asumió Robin Williams más allá de realizar un trabajo artístico al representar a Adams?

Al ser Robin Williams un actor conocidísimo con una carrera brillante, el compromiso que asumió y el talento que tiene para actuar, lo hace un artista en toda la extensión de la palabra. Su responsabilidad con esta película fue comunicar  a través de la estética y la belleza de su arte lo que otro ser humano ha hecho para que el mundo sea un mejor lugar para todos. Con su actuación realmente conmueve al espectador y a través de su arte nos hace vivir una historia que fue real y además, hace que lo veamos a  él como alguien que se deja llevar por su papel.

Esa es nuestra misión. Esto es lo que nosotros, artistas y promotores de la cultura, debemos tener en mente cada vez que hagamos una actividad de esta naturaleza.

Creo que el arte juega un papel importantísimo en la lucha contra los problemas de la humanidad. Hoy en día la expresión artística muchas veces es la respuesta a la violencia que se vive, a la pobreza, al hambre, las enfermedades y a los conflictos entre las personas. Como ejemplo, me viene a la mente Daniel Barenboim, músico argentino que realizó una orquesta con jóvenes palestinos e israelís para promover la reconciliación en Medio Oriente, lo que le valió su nominación para recibir el Premio Nobel de la Paz.

Leonard Bernstein, director y compositor estadounidense dice: “Nuestra respuesta a la violencia será hacer más música, mejor música y con más intensidad”.

Asumamos pues nuestra responsabilidad, hagamos nuestro trabajo y démosle sentido. Promovamos con hechos la responsabilidad de hacer de este mundo un lugar más apto para la vida y la paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s