¿Música clásica o no?

Por: Santiago Piñeirúa

Twitter: @spineiruaz

 

Con frecuencia la gente me pregunta a qué me dedico; es común en ocasiones que las personas no entiendan del todo la profesión de alguien que se dedica a la práctica de un arte, como ser pianista de concierto. Entonces, cuando lo explico, viene la inevitable pregunta: ¿ qué tipo de música tocas ?, y para que me entiendan me veo obligado a recurrir al viejo término de música clásica. Este término ha sido aceptado y no es incorrecto, pero para ser precisos no define lo que realmente ocurre en la evolución de la música desde sus inicios hasta nuestros días.

A menudo se cree que al hablar de música clásica nos referimos a toda la música de carácter aburrido que se presenta en una sala de conciertos en la que no puedes hablar, hacer ruido, aplaudir entre movimientos, moverte o respirar; o al disco que pone tu abuelita en una comida familiar  como música de fondo para que nadie le ponga atención o para ayudar a los comensales a dormir después de comer. También se confunde con todo aquel tipo de música que no es popular o comercial.

Todo esto es un mito. Para empezar: el término música clásica en estricto sentido se refiere única y exclusivamente a la música comprendida entre 1750 y los primeros años del siglo XIX;  es la música del período clásico dentro del proceso evolutivo de la música occidental. Así como el clásico existen el período barroco, romántico, las corrientes del siglo XX y XXI, o más antiguos, como la época medieval y el Renacimiento.  Dentro del desarrollo de la historia se han clasificado estas etapas por la gramática a la que obedecen y el conjunto de reglas que definen lo que conocemos como estilo.

Otra confusión común también es creer que la música pop y la música clásica son dos cosas completamente distintas. Si bien es cierto que la música popular o comercial y la música de concierto ha sufrido una separación en el siglo XX y XXI, sus orígenes son los mismos; en tiempos de Mozart, o Beethoven, la música que se tocaba en los conciertos era considerada la música popular del momento. La gente iba como se va hoy a escuchar a cualquier artista popular. Y como en todo, debo añadir, la música de la más alta calidad es la que trasciende. Por ejemplo: mientras el hombre siga existiendo nunca se va a dejar de hablar de Mozart, y tampoco de los Beatles, pues hicieron historia en la música, siendo estilos completamente diferentes.  En contraste, la música de concierto no necesariamente tiene calidad, y la música popular o comercial no significa estar alejada de lo que consideramos arte; mas bien depende de la calidad del compositor y no de su estilo o género.

Nombremos  entonces a las cosas por sus términos correctos, porque lejos de tener la intención de sonar arrogante, una persona quedaría mejor al referirse a la Suite de Bach No. 1 por su nombre y no como la pieza del anuncio de Banorte, o hablar de la Tocata y Fuga en Re menor del mismo compositor en vez de la de Drácula, o (mi favorita) el concierto de Tchaikovsky para violín en lugar del anuncio de Canelitas.

Así pues, queridos lectores, la música clásica es en realidad la música comprendida en el período clásico. A lo que nos referimos comúnmente es a la música instrumental de concierto o música culta, término que abarca todos los estilos de la música que se toca en una sala de conciertos. Usemos éste término de la misma manera que el Jazz, la música Pop y otros estilos y géneros tienen su nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s