Carta a un asesino

Por: Fernando Villela Aranda

Twitter: @Featum

Carta a un asesino

México DF. a 22 de septiembre de 2011

Amigo asesino

Presente.

Querido asesino, antes te explico que te nombro mi amigo porque no encuentro calificativo para describir tu atroz naturaleza; prefiero intentar embellecer mi texto. Además, llamándote amigo puedo referirme a ti con toda confianza, pues necesito hablar contigo.

Puedes pasar días, semanas, incluso meses planeando el crimen, capaz de ver los ojos llorosos de las víctimas, oír su voz quebrar pidiendo piedad, gozar al jalar el gatillo y dejar el cuerpo sin vida mientras sonríes y te retiras con la satisfacción del deber cumplido.

Has superado la condición de ser humano. Te han vaciado la conciencia, eres incapaz de culpa y remordimiento. No existe en tu alma la disputa entre la búsqueda del bien y el pecado. Quitar la vida es para ti sólo otro trabajo. No hay error en tus decisiones, pues no tienes elementos a deliberar.

No te das cuenta de que en cada víctima vive una historia; de personajes, ambientes, amores, sueños y fracasos. Al disparar das final abrupto a la historia de la víctima e inicias el drama de los deudos.  Ello es lo que más irrita a la sociedad, y te da placer, amigo mío.

Algo que no alcanzo entender, espero que me puedas contestar, es cuando reproduces la violencia que un día te convirtió en víctima. Eres el mismo monstruo que hace tiempo te hizo sufrir.

Eres heredero de Caín y su maldición cae sobre tu alma. No te das cuenta que al disparar eres víctima tanto o más que tu presa.

No desesperes, ya voy a finalizar.

Como despedida quiero pedirte un favor. Sería incapaz de pedirte que dejaras de matar, de ser mensajero del terror. Sé que el dolor de los deudos te es ajeno y trivial. Sospecho que si nos encontramos no tendrás piedad de mí. Sólo te pido que guardes mi carta en un lugar en el cual esté segura, a la mano, para poder leerla cada que puedas y quieras.

No me queda más que mandarte un saludo y agradecerte por darme una razón para escribir.

Atentamente,

Fernando Villela Aranda.

PD. Te deseo de todo corazón, que por cada víctima exista un perdón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s