Habitar el significado

Por: Elizabeth G. Frías

Twitter: @elinauta

 

A menudo me pregunto cómo habría sido vivir en una época antigua. Imagino un entorno repleto de significados, un ambiente en el que en cada objeto resuenan historias de dioses, héroes, mundos que nacen y grandes batallas. Imagino cómo sería descansar en una habitación en la que arde el fuego de los antepasados o beber agua de una copa labrada con la figura de un dios y me digo que el descanso en ese lugar debe ser más plácido y que el agua de esa copa debe ser más dulce. No porque el agua de hace miles de años sea distinta -aunque seguramente lo es- sino por la intención y el significado puestos en ella por los hombres de ese tiempo habituados a vivir en un mundo sacralizado, dispuestos a encontrar una fiesta de símbolos en los objetos de uso cotidiano y a enmarcar incluso los actos más nimios en tal entramado de valores. ¿Qué sentiría un griego al dirigirse al oráculo de Delphos sabiendo que se acercaba al ombligo de la tierra, al centro del mundo, para escuchar los augurios de un dios?

Quizá entonces los ideales fueran menos abstractos. Para los griegos, el valor tendría el rostro de Hércules y la sabiduría el de Atenea, por ejemplo. Pienso que sería una auténtica celebración el experimentar, aunque sea por un día, un entorno en el que pudiera tener al alcance de la mano los ideales que más aprecio: la libertad colocada en un estante, el deseo bordado en mi ropa, la amistad colgando de la pared.

Podemos incluso, retroceder más en la historia e imaginar un hombre que guarda con esmero una piedra cuyo color es especialmente hermoso, o que la cuelga de su cuello para ser él mismo tan reluciente como ella. O un cazador que tras vencer a una fiera coloca sobre sus hombros la piel del animal para tener algo de su valor. De nuevo, los objetos funcionan como vestigios de algo más grande, más valioso y en muchas ocasiones sagrado. Los hombres aprisionan significados trascendentes en los objetos cotidianos y así dotan su vida de grandeza y de sentido.

Tal vez sea cierto que en la época actual hemos desacralizado el mundo y hemos despojado de significado trascendente la mayor parte de los objetos, los entornos en los que vivimos y las acciones que realizamos –a reserva de los templos e iglesias, por supuesto. Sin embargo, el dotar de significado a cada objeto cotidiano es una práctica que perdura y que probablemente no se extinga mientras subsista la especie humana. Quizá no sean ya significados siempre sagrados, pero los objetos que nos son más queridos jamás serán neutros.

Hace un par de semanas vi una obra de teatro en la que una mujer contaba su historia a través de objetos personales colocados en una mesa larga frente a ella. Podía concretar sus vivencias ahí, en un grupo de objetos dispuestos frente al público: un par de caracoles y piedras de colores, una muñeca que cosió cuando niña, el suéter pequeñísimo que usó su bebé al nacer, el disco que contiene la música de su esposo. En cada uno estaban contenidos deseos, recuerdos, anhelos, ideales y episodios enteros de su vida.

Encontrar significado en los objetos y construir entornos acogedores en los que podamos percibir intensamente estos significados es un comportamiento que expresa lo más propio del ser humano. Es la diferencia entre simplemente residir en algún espacio frente a encontrar nuestro hogar en él, o mejor, construir nuestro hogar en él. Podemos llamar habitar a este hacer propio el espacio en el que diariamente nos encontramos. Lo hacemos sin reparar en ello, pero seguramente nos traerá alegrías el ser conscientes de cómo y dónde depositamos los significados en los que se enmarca nuestro actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s