Letras sobre letras

Por: Fernando Villela Aranda.

Twitter: @Featum

Querido lector intentar dar razones para escribir resulta ridículo y necio; tanto como buscar razones para tener hijos. Uno simplemente tiene la necesidad de llenar de garabatos hojas en blanco, vírgenes de ideas listas para ser transformadas.

Escribir es llevado por la necesidad del mismo autor. La necesidad varía según el tipo de texto que se esté creando. Desde la crónica, la novela y el recordatorio en una agenda, todos difieren en lo que el autor está buscando.

No es mi intención explicar las razones de Cervantes o Shakespeare; desconozco sus motivos, fobias e intenciones. Uno puede inferir, por analogía, el contexto de Víctor Hugo y Allan Poe, pero nunca tendremos lo más profundo de su psique. Sólo puedo hablarle de mis miedos y motivaciones para escribir. Si esto no le interesa, gracias por su tiempo.

Uno encuentra razones vagas y difusas. Pequeños motivos incapaces de dar razón absoluta de nuestro vicio por las letras. La transmisión de ideas, crear mundos distintos, transformar la realidad por un momento, proyectarme por medio de mis personajes y el gusto de ver un texto terminado. Imaginar sus caras en este diálogo que pretendo entablar con ustedes. Para cada uno de mis lectores he creado rostros, personalidades e historias, con quienes me encuentro al momento que me siento y escribo.

Pero todas ellas son pequeñas razones que no alcanzan a responder la gran duda sobre las letras.

Quizás, tal vez, no exista una única verdadera respuesta. No existe razón para las letras. Simplemente un buen día la necesidad de escribir aparece. Una idea que si no es transmitida muere en el olvido de nuestra alma, un grito desesperado del autor que busca atención y alguien con quien dialogar. Como el fantasma que nos pide un favor; narrar de la mejor forma posible su historia y lo que tenga que decir.

Un comentario en “Letras sobre letras

  1. Me ha gustado mucho. Personalmente, escribir es una necesidad que tiene mi corazón y también mi mente de, como dices tu, encontrar diálogo con alguien. Me enamoré de las letras de bien pequeña y ahora ya son una “droga” muy fácil de conseguir pero muy difícil de desengancharse.

    Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s