Aun muertos seguimos disfrutando

Por: Regina Oviedo Pasquel

Twitter: @oh_regina

Ya se anuncia. Sal de casa, vaga por los rincones de México y entérate. El naranja de las flores de cempasúchil ya llenan los mercados y los niños comienzan a buscar las tradicionales calaveritas de azúcar y de chocolate con sus nombres en ellas para disfrutar su dulce sabor. Todo mexicano reacciona con recuerdos de aquellos seres amados y busca rendirles homenajes con altares sólo para ellos que los traigan al mundo mortal por una noche más a  disfrutar de las cosas que les gustaban.

Como seres humanos sabemos que la vida acaba, nuestra condición de mortales nos persigue y la pregunta por lo que pase después nos ha mantenido curiosos desde los principios de las civilizaciones. ¿Hay algo después de la vida? ¿Los muertos se van por completo de este mundo o sus almas persisten en la tierra? ¿Las almas siguen disfrutando de los placeres mortales o han llegado a olvidar sus cosas favoritas?

Llegar a casa y esperar a comer pan de muertos con la familia sólo para levantarnos al día siguiente a tomar otra rebanada y notar que los “huesitos” del pan se han ido. Después celebrar con bebidas como el tequila o mezcal las fiestas acompañando todo con mole, dulces y un cigarrito, terminando la magnífica velada con fotos que nos harán reír nuevamente. Este tipo de hechos son los que nos marcan de por vida y que queremos que aún los muertos sigan experimentando. Por eso arreglamos altares en estos días, para darles a los muertos un recuerdo de su vida pasada, para que disfruten una vez más de sus cosas favoritas.

Una noche antes decoramos el altar con flores, ponemos la comida favorita del difunto y por último colocamos su fotografía. Los inciensos impregnan el aire y el papel picado decora las paredes de las casas con la cara de la “Catrina”. Todo está listo y nos vamos a dormir esperando que el alma de aquel ser amado que escogimos como protagonista del altar llegue durante la noche y pruebe una vez más las delicias de las que se ha perdido.

Esta tradición es llamada “día de muertos” comienza el primero de noviembre para terminar el segundo día del mismo mes. Es una celebración que data desde antes de la llegada de los españoles a México. La diosa Mictecacíhuatl (dama de la muerte) y esposa de Mictlantecuhtli (señor de la tierra de los muertos) era la diosa representativa en estos días. Al llegar los españoles a México hacen que este día también sea también mestizo ya que los españoles traían sus propias celebraciones y el día en el que se recordaba a los muertos era el “Día de todos los santos”.

Hoy en día algunos de los lugares más reconocidos para festejar el día de muertos son Pátzcuaro y San Andrés Míxquic en donde las ofrendas abundan, especialmente en los cementerios donde no hay tumba sin altar o flores. Muchos se disfrazan y salen a las calles llamando la atención de los turistas y las casas abren sus puertas para mostrar el altar que han hecho. Los colores hacen que todos se sientan con ánimos de festejar dando un toque hogareño a cada lugar, mostrando una vez más la creatividad y alegría que tenemos en esta nuestra tierra.

En fin, no se vayan a olvidar de poner su altar con la comida, bebidas y esos vicios (como lo son los cigarros o puros) que le gustaban al difunto. En la noche regresarán a su hogar a disfrutar de todo o en sus tumbas tendrán una muestra de afecto incomparable de aquellos que los siguen amando, a pesar de que su condición humana cumplió el ciclo que prometía. La vida termina pero qué mejor que regresar cada año, gracias a que nos recuerdan, a disfrutar de las viejas dichas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s