Saber que cambiamos al mundo

Equipo de trabajo

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

El día de ayer un cliente me expresó su frustración ante su equipo de trabajo al respecto de la comunicación. Él es director general de una Iniciativa de Asistencia Privada que ha logrado éxitos muy importantes para México en ámbitos como educación, alimentación, cuidado de personas ancianas, entre otros. El otro día recibió una carta de agradecimiento de una organización a la que apoyan y, emocionado, redactó un correo a su equipo de trabajo diciéndoles “esto es lo que logramos con nuestro trabajo, por eso vale la pena seguir esforzándonos”…

…nadie contestó. “Al menos un correo avisándome que recibieron mi mail, pero nada”, me dijo. “No es que les escriba todos los días”, se quejó.

Y, honestamente, lo entiendo. Es muy frustrante que un proceso de comunicación se quiebre a la mitad por el desinterés o la falta de respuesta de la otra parte. Pero también estoy consciente de que no todo es culpa de su equipo.

Cuando terminó de contarme su anécdota le pregunté: ¿y tu gente está orgullosa de estar cambiando al mundo? La respuesta fue una simple cara de perplejidad.

No todos nos damos cuenta del impacto de nuestro trabajo. Las empresas y las organizaciones modelan al mundo circundante con cada decisión que toman y eso es maravilloso. Pero no es fácil de ver. Es mucho más sencillo aceptar que mi trabajo tiene un impacto de baja escala y que sólo sirve dentro de los límites de la operación diaria de la oficina.

Lo que mi cliente buscaba en su gente no era una respuesta a su correo. O no sólo eso. Lo que hubiera esperado era que su equipo fuera capaz de compartir con él ese gusto por estar cambiando a México.

Tras su cara de perplejidad le expliqué que no podía esperar una respuesta de esa índole si no había en su oficina una tradición de orgullo por lo que hacen. Todos pueden tener puesta la camiseta, pero no todos pueden ver que esa camiseta implica cambiar al mundo. Y ahora que se dio cuenta de esa brecha su responsabilidad como líder es impulsar un cambio cultural entre su gente.

Un equipo de trabajo que cree en su poder de cambiar al mundo es un equipo de trabajo capaz de las mayores hazañas. Pero para poder compartir esta visión de trascendencia es necesario un proceso arduo y, muchas veces, doloroso. La visión de trascendencia es algo que nos han enseñado a ver como una ilusión y fantasía, cuando es justo lo contrario: es el único combustible capaz de impulsar lo mejor de la gente. Creer que buscar la trascendencia en el trabajo es ilusorio, es como creer que el petróleo no existe porque sólo hay un par de locos capaces de extraerlo del subsuelo.

El cambio cultural implica un esfuerzo de comunicación que va más allá de un solo correo o un par de pósters y periódicos murales. Se necesita poner a toda la gente en sintonía con la misión y la visión y hacerlos vivirlas como si en ello se les fuera la vida.

Cuando la gente de nuestra institución entienda que no sólo es operativa, sino que forma parte de un sueño que, de hecho, puede cambiar al mundo, la respuesta al correo electrónico será inmediata y los resultados mucho mejores.

¿En qué contribuyes tú, desde tu trabajo, para cambiar realmente al mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s