Romper nuestro propio molde

Por: Regina Oviedo

Twitter: @oh_regina

“Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.”

Agatha Christie

Hace algunos días un amigo expuso para una clase la noción de hombre para Heidegger, el cual no sólo tiene un nombre que se escucha complicado, sino que fue un gran filósofo. Mi amigo explicó algunos conceptos que llamaron mi atención. Resulta que Heidegger hablaba de la “historicidad” de cada persona y de la “autenticidad”. Según la exposición de mi amigo, la historicidad es aquello que le tocó vivir a cada persona. Nadie escogió nacer o vivir con la familia con la que le tocó (con sus ventajas y desventajas). Ninguno de nosotros pudo decidir habitar en un lugar o cierta época. Estas circunstancias nos marcan y nos da lo que podríamos llamar un background.

La autenticidad, por otro lado, se da cuando una persona rompe la historicidad que tiene y supera las limitaciones que le vienen dadas. Romper el esquema que lo caracteriza, aquello que es propio de su historia, y lograr algo mejor. Por ejemplo, el resultado del background de una persona abusada y maltratada concluiría normalmente en tener una vida problemática y violenta, pero si la persona logra romper su historicidad podrá salir adelante; si trabaja por alcanzar los objetivos que se marcó para tener un mejor desarrollo, entonces habrá alcanzado la autenticidad a la que se refiere Heidegger.

Esta distinción tan simple en la teoría, pero de enorme relevancia para el actuar de los seres humanos, me dejó pensando. En el transcurso del tiempo siempre habrá ese momento en el que nos quejemos porque las circunstancias no nos son prolíferas o porque estamos en un ambiente que no es sano. Incluso nos tiraremos al piso llorando sabiendo que no estamos viviendo un momento sencillo, pensando que nuestra desolación está justificada. Ante estas situaciones hay que saber hasta dónde desahogarnos (lo cual es perfectamente legítimo) y en dónde comenzar a actuar.

Una vez que empezamos a tomar decisiones y buscar la salida a nuestros problemas, encontraremos obstáculos que nos asustan y que llegan a paralizarnos, pero debemos ser conscientes de que todo problema, por más grande que parezca, siempre tiene varias respuestas posibles, sólo hay que saber verlas y no dejarse vencer. Para esto hay que mantener la serenidad para reconocer qué sucede a nuestro alrededor y hacer conciencia de ello para poder elegir qué es lo que sí quieres vivir y que es lo que quieres evitar.

Para pasar de nuestra historicidad a la autenticidad necesitamos una personalidad madura, la cual implica saber actuar, pero también (como me hizo notar otra buena amiga) se necesita saber pedir y aceptar ayuda. La autenticidad no necesariamente se construye en solitario: es más auténtico el que sabe reconocer sus limitaciones y busca otros medios fuera de sí mismo para sobreponerse a sus condiciones personales, que el que intenta superarlo todo sin ayuda de nadie.

Con este post quiero invitarlos a reflexionar un poco sobre su propia historicidad; qué cosas hay en sus vidas que les fueron dadas y que los determinan hasta cierto grado. Si no se reconoce esta primera parte, si no se asume conscientemente, será prácticamente imposible tomar decisiones sensatas en el presente, desiciones verdaderamente auténticas, y no marcadas de antemano por cuestiones externas a nuestra voluntad.

El que niegue su posición específica en este mundo y no la asuma como propia (incluyendo las cosas buenas, pero también malas y dolorosas), no podrá construir un presente ni planear un futuro, sino que se dejará guiar ciegamente por las determinaciones de sus circunstancias.

Cada quien es diferente, la historicidad de cada persona la marca de distinta manera, pero recuerden que lo que realmente nos distingue de los demás y nos hace auténticos son nuestras decisiones. Rompamos, pues, el molde que nos dieron y construyamos otros nuevos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s