Las cosas como son

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

 

Tomás de Aquino vivió en la Edad Media, fue un joven muy inteligente y extremadamente gordo y sufría bullying de sus compañeros. Cuenta una anécdota que cuando estaba en el salón de clases del seminario, sus compañeros gustaban de molestarlo por ser gordo y muy callado (lo apodaban el buey mudo) y, además, por ingenuo.

Solían pararse en una ventana del salón, ver al cielo, y gritarle a Tomás: “¡Tomás, Tomás! ¡Ven a ver que hay vacas volando!” Y Tomás iba y se asomaba entre las risas burlonas de sus compañeros. Un buen día uno de los que se reía le preguntó: “Pero bueno, Tomás, ¿por qué te sigues asomando a la ventana? ¿Qué no sabes que las vacas no vuelan?”. El interpelado volteó a verlo y, con su calma característica, le contestó: “Prefiero creer que hay una vaca volando, a que un hermano pudiera decir una mentira”.

Esta anécdota me importa por la respuesta que dio Tomás de Aquino, pues es una respuesta que los empresarios deberíamos tener tatuada en nuestra mente. Más valdría creer que las vacas vuelan a que un empresario pudiera decir una mentira.

Si fuéramos capaces de comprometernos con la verdad, entonces podríamos garantizar a nuestros clientes y colaboradores una relación abierta y realmente inmersa en el paradigma de la sinceridad. La confianza entre los grupos de interés se fortalecería y las teorías del complot (sobre todo aquellas donde las grandes empresas quieren acabar al mundo y matar a toda la gente con tal de hacerse millonarias) perderían toda su risible credibilidad.

Si he de ser franco, muy pocas veces he encontrado un texto empresarial que defienda la verdad como un principio para hacer negocios, más allá de las odas a la honestidad como un valor. Creo que debe ir más allá: la verdad, como actitud intelectual, debe estar presente en la gestión diaria de cualquier ejercicio económico y social. Sin ella, la RSE pierde mucho fundamento y es blanco fácil para críticas y ataques que, tristemente, pudieran tener algo de razón.

Pero, a todo esto, ¿qué es la verdad? Me gusta definirla como la adecuación inteligente de la realidad con un concepto y su expresión. Es decir: que la verdad se manifiesta cuando el hombre es capaz de expresar coherentemente lo que hay en el mundo y lo que él interpreta del mundo. Por ejemplo: si vemos una piedra, pensamos el concepto “piedra” y decimos la palabra “piedra” (en cualquier idioma que el lector escoja).

La inadecuación de estos tres elementos puede ocurrir consciente o inconscientemente. Si ocurre de manera inconsciente se llama error, como cuando los ciudadanos de Metrópolis gritaban: “¡es un pájaro!, ¡es un avión!” y de hecho era Súperman. Pero si ocurre de manera consciente es una mentira. Así, sin cromatología (no hay mentiras blancas ni negras, ni rojas, ni tutifruti). La decisión de una persona por romper la coherencia entre la realidad, el concepto y la expresión es un movimiento siempre hacia el engaño.

Hoy en día los empresarios ya sabemos la importancia de disminuir al mínimo los errores. Hay métodos como el 6-Sigma que hacen malabares matemáticos y estadísticos para lograr este loable cometido.

Sin embargo, todavía estamos lejos de poner tanta atención a disminuir la mentira al mínimo. Incluso hay empresas (muchas, tristemente) donde se tolera: nadie espera que los datos declarados al Gobierno sean los reales, o que los salarios sean los justos, o que las políticas de desechos peligrosos se cumplan a cabalidad.

¡Y eso no sólo es triste, sino torpe para los fines de la empresa! La producción de valor para el mercado requiere un finísimo ejercicio de adecuación entre la realidad, el concepto y su expresión. Mientras la verdad no sea paradigma empresarial, toda la propuesta de valor estará en constante peligro de ser completamente inútil y, por lo tanto, de perder importancia ante los clientes.

¿Cuál es el estándar de verdad de tu empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s