El director como maestro

Por: Antonio Briseño 

Twitter: @Antonio_Bri 

 

-Doctor Chunga, me congratulo en informarle que gracias a su brillante carrera como cirujano, hoy, a nombre del hospital, lo nombro director del área de cirugía.

-¡Gracias, jefe!, le prometo que haré el mejor esfuerzo por que este hospital tenga a los mejores cirujanos.

 

-Licenciado Ceballos, después de haber ganado este caso, se merece un ascenso. Ahora es el director de nuestro nuevo despacho de abogados.

-¡Muchas gracias, licenciado! Es un honor para mí recibir este ascenso.

 

-Señor Godinez, ¿puede pasar a mi oficina?

-Si, jefe…

-Sólo quería decirle que, debido a su buen desempeño en el área de mantenimiento, ahora será usted el nuevo gerente de mantenimiento de la tienda.

-Muchas gracias, señor, la noticia le gustará a mi familia.

 

-Profesor Gómez, es el mejor profesor que tenemos. Lo postulé como candidato para subdirector, y el puesto es suyo.

-Muchas gracias director Ramírez, no le fallaré.

 

El día de hoy quiero hacer una muy breve reflexión sobre la cultura laboral que reina aún en la mayoría de empresas e instituciones. Quizá nos parezcan conocidos algunos de los diálogos anteriormente recreados. La situación es un poco de la siguiente manera: una persona destaca en el trabajo para el que fue contratado, a tal grado que la recompensa es su ascenso. Se crea, o se libera una vacante donde él puede ser director de lo que antes obraba y entonces él se convierte en el nuevo director de tal cosa. No dudo que sea un buen premio, pues tiene un título más rimbombante y ganará seguramente un mejor salario. Sin embargo, desde mi punto de vista, a la vez que esta persona gana, la empresa o institución donde labora pierde. La razón de esto es que muchas veces en el momento en que se nombra director, gerente o jefe de algo a una persona, se vuelve un administrativo, un capataz y deja de hacer la actividad en la que era en extremo eficaz. En los diálogos anteriores el hospital perdió a su mejor cirujano porque lo nombró director. La escuela perdió a su mejor docente porque lo nombró subdirector. La tienda ha perdido a su mejor persona dedicada al mantenimiento porque lo nombró gerente. AL final, el individuo quien fue ascendido ganó, pero la comunidad en la que trabajaba eficazmente ha perdido porque su ascenso equivale, en este caso, casi a la salida de la comunidad.

Otra observación: una persona que es ascendida de este modo, fue muy hábil en lo que hacía, por eso logró ascender. Sin embrago, entrará a un puesto donde no sabe muy bien lo que debe hacer. Es un experto en lo que hace, pero eso no es sinónimo de que será un buen director. Como dijimos arriba, la dirección por lo general es un encargo más administrativo, el cual exige un conocimiento en asuntos administrativos y no conocimientos en cuestión de la profesión que se realizaba y que le valió a uno el ascenso. En otras palabras. Un director de cirujanos no será buen director por ser cirujano, sino por tener conocimientos de dirección de un área con su personal correspondiente, cosa que no le dio el estudio referente a su profesión.

Por negativo que esto parezca, lo que quiero plantear a través de esto es algo positivo. Una cultura laboral así, donde se asciende de esta manera, supone un reto interesantísimo y enriquecedor, tanto para la comunidad en donde esto pasa. No es necesario traer a un director de fuera, sino mejor enseñar a ser director a quien ha destacado en el trabajo y ha logrado ascender. Así la empresa tendrá una persona más valiosa, pues será una persona que sabe tanto de su profesión original como de cuestiones administrativas. Así, ¿qué tal un director que sirva de maestro? Un director, que no labore sólo detrás del escritorio sino también en el campo laboral (quirófanos, salones de clase, juzgados, etc.) podrá ser la figura del maestro con respecto a las demás personas que más que ser sus subordinados seguirán siendo sus colegas y que además, podrán seguir aprendiendo de él. ¿Interesante, no?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s