Libertad e inteligencia en un órgano: la mano

Por: Antonio Briseño

Twitter: @Antonio_Bri

La mano del ser humano es única dentro del reino animal. No hay que buscar, porque no se encontrará órgano igual en cualquier otro animal. Lo que la hace diferente es la oposición que el dedo pulgar hace al resto de los dedos. Esto forma una “pinza” entre el pulgar y cualquier otro dedo. Así, el ser humano puede sujetar cosas y en general puede hacer gran variedad de acciones que impliquen fuerza y a la vez precisión, como escribir, por ejemplo, o tomar un celular y marcar un número con esa misma mano, es decir, la mano del ser humano ha evolucionado con el fin de hacer, pero aún más importante usar herramientas con precisión.

Quizá sea necesario contar un poco de historia evolutiva para saber por qué pasó esto: vayamos mucho tiempo atrás, cuando en el planeta existían los homínidos, ancestros del hombre. Los cambios fisiológicos sufridos por los homínidos son lo que los diferencia de los primates: los homínidos se vuelven bípedos. Aumenta su capacidad craneal. Los músculos de su cara aumentan, lo cual permite muchas más expresiones faciales, etc. Causa de la evolución de la mano es el bipedismo. Generalmente los animales tienen 4 extremidades, dos pies y dos manos, sin embargo, la función de las extremidades siempre es limitada; sirven o para desplazarse o para atacar y defenderse. Cuando el homínido aprendió a andar en dos extremidades las manos perdieron una función, pues ya sólo se ocupaban los pies de esto. Del mismo modo con el bipedismo, al ser humano se le facilitó el sentido de la vista. Pues al estar más alto podía ver los peligros desde una distancia más lejana, lo que le daba tiempo de huir ellos sin necesidad de enfrentarlos. Éste comenzó a ser su método de defensa, huir en vez de atacar y defenderse con las manos. Así, la segunda función de las manos se pierde y no tienen oficio determinado. Al no tener una función determinada, las manos se vuelven un órgano libre, es decir, pueden hacer cualquier cosa. Entonces el hombre comenzó a usarlas para recolectar, lanzar cosas y hacer señas. La mano se volvió un órgano multifuncional. Primeramente, el hombre fue usando sus manos para cosas relacionadas sólo con la supervivencia: recolección de frutos, cazar y actividades muy determinadas. El resto del tiempo, cuando el hombre no casaba ni recolectaba, ocupaba sus manos en nada y así comenzó a desligarlas de las actividades hechas para sobrevivir. Pasaba el tiempo libre tallando piedras entre sí, así descubriría el pedernal y las hachas. Después, comenzó junto con otros homínidos a mover la mano de un modo igual a los demás; así crearon las señas. Posteriormente el lenguaje evolucionó, ya no era sólo a señas, ahora era en cierto modo lenguaje escrito en las paredes de las cuevas. Más tarde esto seguirá siendo forma de expresión, pues surgirá el arte. Y así surgieron a partir de la función indefinida de la mano múltiples actividades “recreativas”, no relacionadas con la supervivencia. A partir del surgimiento de estas actividades los homínidos dejan de serlo y se convierten en hombres, en seres humanos.

El título de este ensayo hace alusión también a la mano como un órgano que contiene inteligencia. Siendo estrictos, más que contener inteligencia, la mano es el órgano que ha dado la inteligencia al hombre, pues como hemos visto es capaz de realizar casi cualquier cosa porque no tiene una función definida. Así, cuando la mano humana ociosamente experimenta, obliga al cerebro a pensar cómo utilizar lo que sostiene y en los resultados que obtiene como el  por qué al chocar dos piedras se producen chispas. Obliga al cerebro a recordar de qué forma era el mamut que fue cazado para luego, con los dedos, pintar esa figura en una pared. Al contar, la mano obliga a relacionar cada dedo con un integrante del clan, para saber que no falte nadie.

Por esto, aunque generalmente se afirme que la inteligencia humana se encuentra en la cabeza, los estudios en evolución afirman que ésta pudo ser desarrollada en parte gracias a la libertad que tiene la mano conseguida por caminar sólo en dos extremidades.

 

 

Un comentario en “Libertad e inteligencia en un órgano: la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s