Blandiendo la sonrisa

“Una sonrisa lleva a la cordialidad y es una puerta efectiva al diálogo.”

Por Natalie Despot

Twitter: @Natdespot

 

Me gustaría dedicar mi primer post de Eudoxa a un tema relevante para nuestra vida diaria, pero que rara vez se toma en consideración: la importancia de sonreír. Estoy impresionada de la fuerza que tiene la sonrisa; realmente puede ser nuestra “mejor arma”, pues por medio de ella podemos abrir un montón de puertas: alegrarle el día a un amigo que está consternado, hacer sentir a gusto a nuestro cliente, captar el interés del público sobre el tema que se explica en una conferencia…

Podemos ser inexpertos en comunicación no verbal, no obstante todos desciframos el lenguaje corporal de los demás de modo espontáneo. En cada interacción con otra persona, nuestros cerebros procesan una enorme cantidad de información no verbal que utilizamos como base para formarnos un juicio sobre los demás y construir nuestra confianza o desconfianza.

Con una sonrisa, sin necesidad de palabras, dices al otro “qué gusto encontrarte”. Una sonrisa lleva a la cordialidad y es una puerta efectiva al diálogo. En multitud de situaciones, constituye un recurso excelente para conducir las relaciones de unos con otros, así como para aminorar las tensiones que pueden ocurrir en el trabajo, en la calle, en la familia y el noviazgo, por mencionar tan sólo algunos ámbitos.

En la actualidad, esta vida tan apresurada y promotora del estrés nos lleva a manifestar más gestos de enfado, desencanto e irritación, y es que lo más fácil en situaciones de tensión es dejarnos llevar por el enfado o pesimismo. Es una tarea ardua tener un semblante risueño en un ambiente adverso, por eso son admirables las personas que, a pesar de los problemas, son capaces de mantener su actitud positiva y regalar una sonrisa. Aunque no lo parezca, sonreír en momentos de dificultad exige determinación y esfuerzo.

Una asociación de empresarios americanos invitó en una ocasión a la Madre Teresa de Calcuta a una de sus convenciones. Uno de los asistentes preguntó: “Madre Teresa, ¿qué podría hacer yo con mis empleados en momentos de conflicto o crispación?” “Sonría”, fue la respuesta de esta gran mujer que cambió al mundo.

Es muy sabio este consejo, pues un rostro sonriente nos lleva a sentir confianza y cercanía y ganas de mejorar. Ahora bien, ¿cómo cultivar la sonrisa? Aprender a sonreír debería ser parte de la educación de toda persona, pues para poder ofrecer y llevar con nosotros una sonrisa auténtica necesitamos aprender a ser optimistas, tener buen sentido del humor y principalmente aprecio por la persona y la vida.

Me parece que es en este tenor que Octavio Paz afirma “aprender a ser libres, es aprender a sonreír”, pues para sonreír necesitamos darle a cada cosa su lugar de importancia, saber que no somos esclavos de nuestras limitaciones y problemas. Los grandes emprendedores, los grandes políticos y otros agentes de cambio han sido personas de carne y hueso, así como tú y yo, con una amplia serie de limitaciones. Lo que los ha distinguido del resto es que, en lugar de rendirse ante los obstáculos, supieron tener en cuenta los factores positivos y valiosos que ofrece la vida. Ese optimismo no es de ninguna manera una manifestación de comodidad, pues no hace que los problemas desaparezcan. Lo que proporciona esta actitud es la serenidad, la creatividad y la energía para afrontar los desafíos que se nos presentan en nuestro caminar por la vida.

2 comentarios en “Blandiendo la sonrisa

  1. Natalie:
    que alegria enorme me da que estes escribiendo en un blog, la verdad que no hay mejor terapia que compartir lo que uno siente con los demás, uno porque aprendes de las vivencias de otros, dos hacer escuchar tu voz, 3 lees, conoces y aprendes con nuevos amigos cibernautas…

    Se que muchas veces sonreir cuesta muchas veces, pero tienes que intentarlo para reponerte a las pruebas que la vida nos presenta…

    Yo si me siento mas viva que nunca cuando sonrio, asi que intentemos 1 vez al dia recordar algo que nos dibuje automaticamente una sonrisa…

    Te quiero muchooooooooooooo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s