Las cinco cosas que harán de tu empresa una Gran Empresa

Slot Canyons. La imagen es propiedad de su autor

 

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

Ayer, después de una junta intensa con un socio estratégico de Eudoxa, me surgió la inquietud de cómo poder definir las características que harían a una Gran Empresa, grande.

Lo primero que me vino a la cabeza fue la objeción de Carlos Llano a la mentalidad cuantitativa: una empresa no es grande tan sólo por tener mucho dinero, muchos empleados, muchos inmuebles… Según él –y yo estoy de acuerdo- la grandeza empresarial depende de la grandeza individual de las personas que la integran. De este modo, la grandeza no es cuantitativa sino cualitativa.

¿Y qué es lo que hace cualitativamente grande a la empresa? La respuesta me la dio anoche, sin saberlo, un taxista.

Era un señor grande, quizá de 75 ó 77 años de edad. Su voz anunciaba ya el cansancio de los años, pero una vitalidad que ya quisiera yo los domingos. No era un hombre particularmente sonriente, pero sí platicador.

En el trayecto le pregunté que hace cuántos años trabajaba en el taxi. Me dijo que desde 1997, porque antes había estado en una compañía de uno de los grupos empresariales más importantes de Monterrey. “22 años, señor, le di 22 años a esa empresa y fue mi mejor experiencia de trabajo hasta hoy”.

Cuando le pregunté por qué consideraba esos 22 años como los mejores de su vida laboral, jamás esperé una respuesta como la que me dio. Sin exagerar, las palabras que salían de su boca eran las de un socio enamorado de su propia empresa: habló de las prestaciones, de los proyectos a su cargo, de los equipos que tuvo que liderar, de las oportunidades de crecimiento que le dieron y de la capacitación constate a todo –absolutamente todo- el personal. Me contó algunas experiencias que tuvo con el Director General y la buena idea que era mandar algunos cartones de cerveza a los empleados cuando se casaban o una hija cumplía 15 años.

Su puesto: jefe de mantenimiento de 1200 kilómetroscuadrados de oficinas y, cuando le dieron el asenso, chofer del Director General.

¿Qué es lo que hace que un empleado tan lejano a la gerencia o a la dirección se enamore tanto de su trabajo que lo describa como lo mejor que le ha pasado? ¿Qué elementos son los que le permitieron sentirse parte de la empresa?

  1. Estructura: las empresas cualitativamente grandes saben la importancia de consolidar una estructura que le dé seguridad a su gente. No importa el tamaño, ni lo precario de la situación financiera: es indispensable que los empresarios (dueños, directivos, gerentes, lo mismo da) otorguen a la gente que colabora con ellos las herramientas básicas indispensables para que hagan su trabajo como, por ejemplo, medios de comunicación institucional, computadoras, hojas de papel y plumas, agua, baños, café, más manos para aligerar la carga de trabajo, espacio para comer dignamente, etcétera.
  2. Clientes: aunque suena obvio, muchas empresas (las que no son cualitativamente grandes) viven un divorcio de sus clientes. Estos son un extranjero que eventualmente llega a tocar su puerta para consumir algún producto. Y ya. La visión de clientes implica que todos los niveles de la organización orientan la estructura a satisfacer las necesidades de los clientes: desde el becario hasta el presidente de consejo saben que su trabajo existe para aliviar un dolor o una necesidad de alguien que no es ajeno a la empresa.
  3. Equipos: que los hombres nos agrupemos y organicemos es algo natural; ya Aristóteles decía que nos encontramos entre las bestias y los dioses justamente porque somos gregarios. Pues bien, las grandes empresas lo saben y lo impulsan cuanto pueden. Ayudan a su gente a que generen lazos de compañerismo y amistad que generen resultados valiosos a la organización. Dos cabezas piensan mejor que una, y es verdad.
  4. Formación constante: todas las personas (de verdad: todas) están siempre abiertas a ser mejores en lo que son y en lo que hacen. Las grandes empresas lo saben y facilitan a todos sus integrantes los medios para que puedan capacitarse y formarse en lo técnico y en lo humano. Un ejemplo paradigmático es Pixar, quienes en su Universidad Pixar no sólo otorgan formación “gremial” a sus empleados (cursos de cómo hacer una película o escribir una historia), sino también de cuantos temas edificantes se puedan nutrir quienes lo tomen (historia, egiptología, etcétera).
  5. Cuidado: el más difícil de los elementos que hacen a una empresa grande es el cuidado. Estas empresas reconocen que su responsabilidad es aprovechar y multiplicar aquellas cosas que tienen a la mano. El cuidado es comprender la obligación de construir calidad de vida (y no sólo riqueza) para las personas con las que tienen que ver día a día. Cuidar es procurar el bienestar integral de la persona y las grandes empresas ponen su empeño en lograrlo.

¿Qué tan grande es tu empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s