¿El discurso fue escuchado?

adria

Twitter: @martxie

“México tiene todas las características para ser un líder mundial en cocina. La cocina no es una moda, es un lenguaje universal.” -Ferran Adrià

El día de ayer el Auditorio Nacional fue testigo de un suceso excepcional: la conferencia magistral de Ferran Adrià como parte de su gira “Juntos para transformar”. No me refiero a que hayamos tenido el “honor” de que un influyente cocinero español nos visitara, sino a que un solo tema con un solo fin, logró reunir en un recinto (de notable magnitud) a chefs, cocineros, catedráticos, periodistas, estudiantes, investigadores y demás profesionales interesados en la gastronomía. Eso es lo realmente impresionante.

Así que no quisiera abundar mucho sobre Adrià ni sobre sus proyectos en este post. Anteriormente, en este mismo blog, hablé de él como el gran líder y empresario que es, pero considero que cometeríamos un error si lo admiramos con demasía. Lo que verdaderamente me interesa ahora es profundizar en su discurso, en el valor de sus ideas y en la utilidad que pueden adquirir si las adecuamos a nuestro entorno gastronómico. Hay muchas premisas rescatables de su charla y me gustaría desarrollar las más relevantes.

Creatividad e innovación. Adrià comenzó diciéndonos que “innovar es muy difícil, adecuar nuevas ideas a este mundo resulta una tarea mucho más complicada cada vez”. Sin embargo, no es imposible, “la creatividad es una actitud ante la vida”, dice, “es un ejercicio natural que todos hacemos cada día”. Y tiene razón, ya que cada vez que nos levantamos por la mañana, tenemos una nueva, hermosa y brillante oportunidad de crearnos nuevamente. Lo mismo ocurre con la cocina de nuestro país, de manera constante la estamos creamos todos en conjunto: productores, proveedores, cocineros, comensales, meseros, comunicadores, todos. Desde nuestras propias casas hasta el restaurante más elegante del país.

Después, esquematizó una pirámide creativa de la cocina y con la que nos envió el mensaje de que crear no es una actividad superior. Todo lo que creamos lo imaginamos antes. El ejercicio imaginativo parte, forzosamente y sin excepción, de algo que ya existe. Nadie inventa realmente el hilo negro porque no existe, pero tampoco significa que debamos copiar, sino que nos demos cuenta de la importancia del pensamiento en toda actividad creativa. “Cuanto más conocimientos se tengan, más podremos hacer y crear”. La innovación parte de una observación minuciosa y atenta de los detalles, de otorgarle a lo existente una deliciosa transformación. El mundo cambia y nosotros lo hacemos a la par con él, así es que la creatividad es una constante de nuestra vida y no podemos rechazarla. También nos advirtió que “a veces no es tan importante ser el primero, sino saber conceptualizar”. Es decir que no es suficiente con crear algo, sino hacerlo un concepto aplicable a la práctica y sobretodo replicable.

Libertad para crear. Con el lema de su proyecto, Adrià nos aconseja que no nos dejemos “manipular” por la crítica y que no permitamos que ésta nos limite. Él ha experimentado la crítica dura y nos comparte que la clave para superarla es arriesgarse. En México sufrimos mucho la aparentemente eterna enemistad entre tradición e innovación y a partir de este fenómeno se originan muchas críticas (no necesariamente constructivas). Sin embargo, la solución se encuentra en el equilibrio, poner un pie en la tradición y el otro en la apertura creativa. Considero que nos ayudaría mucho estar conscientes de que el ejercicio innovador de hoy es la tradición de mañana. La creatividad nos permite construir al mismo tiempo que enriquecemos la tradición del futuro. Libertad para crear, pero siempre con una base segura.

Esta idea se terminó de cocinar cuando nos contó su experiencia con elBulli restaurante y la transformación en elBulliFoundation. Nadie estuvo triste por el fin de un proyecto, al contrario, todos estaban alucinados por la oportunidad de renacer con la misma esencia en otro concepto dentro de una nueva etapa igualmente llena de posibilidades.

Ligado a estas ideas, aludió a la intención de cambiar al mundo a través de la creatividad. Creo que lejos de ser un cliché romántico, la idea de cambiar al mundo es muy provechosa para cualquier proyecto emprendedor. Porque vender puede hacerlo cualquiera; pero aportar un beneficio al mundo, que sea el seno del desarrollo social es lo que realmente le otorga el carácter valioso a nuestro trabajo. Generar valor y no sólo dinero. Hacer de nuestro entorno algo más de lo que es, es nuestra misión no sólo como profesionales, sino como seres humanos. Los problemas que lastiman a nuestra industria gastronómica son una llamada que nos debe ser evidente: alguien tiene que hacer algo y ese alguien somos todos nosotros. No obstante, es nuestra responsabilidad darnos cuenta de esto, podemos mejorar al mundo creando una comunidad que acepte a quien esté interesado en aportar valor. Una comunidad que ya está formada, la vimos todos hoy en el auditorio, sólo nos hace falta compañerismo.

Así es como llegamos a la siguiente premisa, la unión y el saber compartir. El nombre de la gira de Adrià hace honor a su discurso: “Juntos para transformar”. Nos invitó a ser compartidos con nuestros talentos para crecer y transformar esta industria de alimentos y bebidas en algo positivo para nuestro país, e incluso su economía. Nos confió también que la clave para lograrlo es la humildad. Reconocer que no podemos saberlo todo y que no somos, ni seremos, los únicos expertos en lo que hacemos. Se refirió a compartir como la concesión gratuita de un uso intangible como lo es la información. ¿De qué nos sirve crear proyectos maravillosos, si no compartimos la fórmula para replicarlo? De nada. Estamos en un momentum de crecimiento en la industria gastronómica en México, así que los celos y el temor al plagio salen sobrando completamente. Atinó a decir que “México está por encima de todos nosotros”, así como elBulli está por encima de él, no podemos hablar de individuos, sino de equipos. El ejemplo que lo apoya en este argumento es su ya anunciada Bullipedia, que será “un homenaje a todas las creaciones” y una herramienta de trabajo para todos los interesados a nivel internacional. ¿Ideas que podemos adoptar y adaptar en nuestro país? Seguro que sí.

Otra gran aportación de hoy es la pasión paciente. Todos hablamos de la pasión que sentimos por nuestra cocina y cultura gastronómica mexicana. El amor por lo propio ya lo tenemos pero es necesario equilibrarlo para no caer en la obsesión que es “la enfermedad de la pasión” según Adrià. Él nos propone actuar con tranquilidad y paciencia, sin querer dar pasos apresurados y agigantados. Tan sabio José Alfredo Jiménez al decir: “no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar”. Así es, hallar la medida justa entre lentitud y acción, entre riesgo y tranquilidad. Paciencia también significa saber que “la transformación de la industria no lo hace uno, ni dos, sino muchos en conjunto y a través de las generaciones”. Quizás podemos confiar en los jóvenes talentos y en los que hoy son estudiantes, porque entre ellos puede estar el gran líder que necesitamos. Tal vez los catedráticos, las universidades y los directores de empresas vean una gran área de oportunidad aquí, al darse cuenta de que con la educación se juega el futuro (y el presente) de la industria y del país.

Después Adrià tocó el tema de la Ética. Afirmó que él puede ser muy ambicioso, pero que no ha pisoteado a nadie para alcanzar el éxito.  En México hay una tendencia nada bonita hacia la actitud mercenaria en los negocios, hacia las prácticas monopólicas, el egocentrismo, el elitismo, la asociación mafiosa y otros tantos vicios que enferman y obstaculizan el crecimiento de la industria gastronómica (entre otras). Con esto alcanzo a rescatar que la solución está en cada uno de nosotros orientemos nuestras acciones al bien. Es decir, hacer lo que es bueno para nosotros. Él lo resume en una bella frase: “compagina tu vida personal con el trabajo, busca la felicidad y el éxito llegará solo”. Pero no sólo somos nosotros, también se trata de no hacer un mal a los demás, así podemos trascender. Adrià nos aclara que “también se puede ganar dinero siendo ético”, así que podemos romper el paradigma que separa los negocios de la bondad. Podemos hacer el bien y alcanzar la rentabilidad en nuestras empresas al mismo tiempo. Un conjunto de virtudes que puede ser imitado por todos.

Casi al final, hubo un momento en que Adrià mostró algunos videos de sus creaciones y proyectos. Algunos seguramente ya los conocíamos, pero lo genial fue la recomendación que hizo al terminar: “no se queden en admirar lo espectacular, analicen el contenido y lo que realmente es”. Me gustaría transportar esta idea a lo general y aplicarla a todo su discurso. Seguramente muchos de los miles de asistentes quedamos deslumbrados ante su presencia y sus palabras, pero sería un desperdicio total si nos quedamos en la impresión y no analizamos significados.

En días anteriores circuló por toda la web un texto titulado “¿Y si mejor jalamos parejo?” de Juan José Saez de Ocariz. Muchos nos emocionamos y apoyamos la propuesta, pero tristemente, parece que no supimos cómo continuar. Ahora que ha venido un extranjero influyente a hablarnos de lo mismo, ¿lo escucharemos?, ¿pondremos atención a lo que podemos aprender? Quizás sí, porque es muy común que el mensaje se comprenda mejor cuando es emitido por alguien lejano y fuera de contexto. Ya nos lo dijo un gran líder: “no se trata de pensar en ¿cómo podemos hacer que México crezca?, se trata de darse cuenta de que ya está creciendo, el éxito ya les está pasando”. Así es que quisiera hacer una invitación general para que reflexionemos cómo aplicar estas premisas a nuestra realidad personal y laboral.

Este post fue publicado originalmente el día 14 de marzo de 2012.

2 comentarios en “¿El discurso fue escuchado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s