Quitarle los apellidos a la Responsabilidad Social Empresarial

 

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

Dos acontecimientos de esta semana me dieron la inspiración para este texto. El primero fue una reunión que tuve con unos proveedores de comunicación responsable. Durante la sesión surgió el tema de la comunicación de la Responsabilidad Social. Contra todo pronóstico (al menos, todo pronóstico de mi parte) coincidimos rápidamente en que el concepto originario de la RSE es el de “Responsabilidad”.

Tanto ellos como yo estuvimos de acuerdo en que la responsabilidad es la capacidad de dar respuesta pertinente a una cuestión determinada. Y en ese sentido, la responsabilidad social depende ineludiblemente de que las personas en una empresa sean responsables de las cuestiones que les tocan. Sólo después de ello es que una empresa puede comenzar a ser socialmente responsable.

El segundo acontecimiento fue una serie de tweets que leí en mi timeline… Hablaban de la Responsabilidad Social Gastronómica. La idea, en corto, es que todas las personas involucradas en actividades gastronómicas (o de alimentos y bebidas, en general) debían alinearse a una particular responsabilidad social.

En la arenga tuitera me encontré desde la postura más extravagante (no usar microondas es responsabilidad social gastronómica) hasta la más moderada (los restauranteros deberían velar por ofertar buena calidad a sus clientes).

¿Responsabilidad Social Gastronómica? Como iniciativa me parece interesante, pero completamente reiterativa y carente de valor real. No me malentiendan: creo que el gremio de alimentos y bebidas en todas sus formas debe ser responsable, socialmente responsable. Pero no más ni con ninguna particularidad.

La responsabilidad social es exactamente la misma para todos los agentes que compartan un horizonte común. En tanto que las mineras y los restaurantes comparten un mismo mundo, ambas tienen la misma responsabilidad ante él.

Por ello creo que el ejercicio debería ser a la inversa. Olvidémonos de la invención de apellidos para la Responsabilidad Social, dejemos de lado la especialización que en estos casos sólo consigue divisiones innecesarias. Todos somos socialmente responsables, no importa si somos mineros, restauranteros, televisoras o editores. No importa si somos una gran empresa o una MiPyME.

No. Nada de ello importa. Lo que sí importa es asumir la responsabilidad que como grupo tenemos ante el mundo y la sociedad. Ya en lo particular se harán los ajustes, pero no multipliquemos entes y definiciones de manera innecesaria. Como diría un profesor de la universidad donde estudié: “urge una economía de conceptos y definiciones”.

Quizá pensar en la gestión de la Responsabilidad Social desde el paradigma del arte nos ayude a ver un poco más claramente la importancia de esta invitación a economizar conceptos.

Ante la hiper-complejidad alcanzada por los artistas románticos, neo-románticos y vanguardistas de inicios del siglo XX, una escuela propuso reducir la expresión a lo mínimo indispensable. No es necesario atascar un lienzo o una partitura con montañas de pintura o notas para construir una obra maestra. Se puede hacer con los mínimos elementos indispensables.

Un ejemplo claro de la belleza y genio del minimalismo es la Música Ricercata de György Ligeti que pueden escuchar en el video que encabeza este texto. En este ejemplo, la pieza no requiere más que una sola nota, sólo ajustando ritmo y tono.

Herederos de este pensamiento minimalista son las grandes (y hermosas) Apple y Google, al menos. ¿Podríamos aplicar este pensamiento a la conceptualización de la responsabilidad social?

Un ejemplo puede ayudar a esclarecer el tema: todas las empresas debemos ser capaces de dar una respuesta pertinente a la cuestión sobre el balance vida-trabajo. ¿La respuesta pertinente es la misma para Coca-Cola y para Abarrotes Lupita? No, claro que no. Pero ello no implica que debamos crear una Responasbilidad Social Corporativa y una Responsabilidad Social Abarrotera. ¡Sería absurdo!

Hagamos el ejercicio. Quitemos los apellidos a la Responsabilidad Social. Hablemos de Responsabilidad y ya.

¿De qué es responsable mi empresa? ¿De qué soy responsable yo en mi empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s