Cómo un títere se corta los hilos

Por: Regina Oviedo

Twitter: @oh_regina

Hace algunos días estaba platicando con una conocida acerca de algunas creencias que ella tenía. Ella insistía en que somos como títeres, controlados por el gobierno y las instituciones, en donde los complots se encontraban en todos lados, y que debemos mantener una mente abierta para comprender que no debemos dejarnos controlar. Por más que yo le intenté debatir algunos puntos y mostrarle que sus argumentos estaban plagados de errores (como argumentos de autoridad e infinitos círculos viciosos que podían ser rotos con gran facilidad), ella seguía convencida de su teoría del complot y la defendía fuertemente. En ese momento comprendí el peligro que representan las personas que son muy hábiles con el lenguaje, pero con errores en la parte lógica.

Todos hemos escuchado alguna vez del gran poder que se encuentra en las palabras, porque con ellas nos es posible convencer a las personas de nuestras ideas. Siempre ha sido bueno hablar, el lenguaje es uno de los mejores inventos del hombre, pero una persona con el don de la palabra puede ser tan dañina como beneficiosa, dependiendo del uso que le sea dado. Tomemos por ejemplo a dos grandes personajes: el filósofo Parménides y el sofista Gorgias.

Parménides fue aquel filósofo que con su ingenioso poema explica la diferencia entre los dos grandes caminos en los que el hombre se puede adentrar, el de la opinión y el de la verdad. El camino de la doxa u opinión es aquel del que la falsedad se puede apropiar muy fácilmente, por lo que es un sendero con altos riesgos. El camino de la verdad es aquel que, según el poema, pocos encuentran y en el que es difícil quedarse, Parménides nombra a los que la encuentran como filósofos.

Una de las verdades que se descubre en el trayecto de la verdad descrito por Parménides dice:

Todo lo que es, es, y no puede no ser. Todo lo que no es, no es, y no puede ser. Todo lo que es, es uno y es inmóvil. Termina concluyendo que todo es un uno.

Con esto Parménides aclara la diferencia que hay entre lo que es y lo que no es y dice que lo que es tiene una individualidad que lo distingue de lo que no es. Su silogismo es altamente engañoso ya que está fundamentado de una manera excelente y crea confusión ya que evidentemente es falso en cuestión de la particularidad de las cosas. Las cosas son diferentes entre sí, si no fuera de esta manera, querido lector, tú y yo seríamos un uno, seríamos lo mismo.

Para analizar argumentos como el de Parménides la lógica es una frecuente y excelente herramienta. El error no es de construcción, ya que ésta es perfecta en el razonamiento que nos propone Parménides, sino del uso del término “uno”: se debe recordar la individualidad que tiene cada ser sabiendo que cada ser es un “uno” y no tomar todos los seres por un mismo “uno”, que es lo que Parménides propone en su poema. Este es uno de los casos en donde el argumento es tan bueno que es muy difícil entender dónde se encuentra la falta.

Por otro lado se encuentra el reconocido sofista Gorgias, el cual era capaz de convencer, o eso se decía, a cualquiera (aunque con Sócrates no lo logró). Por ejemplo, en su escrito el “Elogio a Helena” explica por qué Helena de Troya era inocente ante las consecuencias de su escape. Si se lee con cuidado este tratado, se ve que si los argumentos que usa para excusar a Helena fueran válidos, entonces todas nuestras culpas serían redimidas ya que expone que Helena es inocente puesto que su error pudo haber sido de cuatro causas: fue un mandato de los dioses, un designio del destino, fue raptada violentamente o convencida con palabras.

Si es la primera, entonces no hay nada que hacer. Los dioses mandan sobre el hombre, por tanto no es culpa de Helena. Si es la segunda, lo mismo pasa que en la primera: la naturaleza manda que el más débil sea sometido por el fuerte y los dioses son más fuertes, por tanto el destino es su última palabra.

Si fue raptada el culpable es el raptor y Helena queda libre de culpas. Ella no comete el delito, sino que lo padece. Si fue convencida por medio de la palabra es comprensible que se dejara engañar, ya que las emociones son controladas por medio de las palabras por las personas hábiles.

Con estos argumentos, no sólo estaría excusando a Helena de sus acciones, sino que todos podríamos ser inocentes ante nuestras malas acciones. Esto es peligroso, pero una vez que se ubican las faltas (como cuando aboga por la autoridad de los dioses) es posible eliminar esta defensa.

Ahora, ¿ya es más visible el problema que conllevan los argumentos que no se manejan con la lógica debida? Tanto Parménides que trataba genuinamente de llegar a la verdad, como Gorgias que sólo buscaba convencer, tenían problemas, ya sea en la argumentación o en la extensión de sus términos, y por eso no era verdadero lo que decían. El resultado es el convencimiento de cosas falsas y la confusión de las personas ante argumentos que en apariencia son correctos.

Muchos de los errores de nuestro tiempo, que surgen con las personas que influyen de forma negativa en los medios, se dan al no reconocer estos problemas. Por tanto, se debe de conservar el estudio de la lógica, pero más que nada debe ser enseñada y fomentada como un recurso. Con ella aprendemos a distinguir nuestro pensamiento y a ordenar nuestra mente, reconocemos cuando otro está usando de forma incorrecta los argumentos y no nos dejamos engañar. Aunque no lo parezca, la lógica forma nuestra estructura mental y cada día se le da menos importancia a pesar de que sea útil no sólo en este tipo de situaciones.

Es importante saber hablar y saber decir las cosas para que nos entiendan, cosa sumamente difícil de encontrar en las personas hoy en día, incluso entre los comunicólogos. Tener una estructura mental ordenada nos ayudará a tener mejor comunicación, lo que nos traerá grandes beneficios, la clave de cualquier tipo de comunicación es tener en cuenta al emisor y el mensaje que envías. Entre más estructurado sea tu mensaje, es más posible que sea recibido correctamente, y si el mensaje tiene algún tipo de falla, la podremos reconocer.

Si no queremos ser engañados y buscamos la verdad, debemos estar preparados para reconocer la falsedad también. Para no dejarnos controlar y cortarnos los hilos hay que buscar la verdad y saber analizar bien todo lo que nos digan, así no caeremos ante la primera teoría de complot que nos propongan. No digo que hay que desconfiar de todo, sino que debemos analizar las cosas teniendo un criterio propio con bases bien argumentadas ya que de ahí viene la verdadera libertad.

2 comentarios en “Cómo un títere se corta los hilos

  1. Me gustó mucho tu comentario, me pasó algo curioso: mientras leía tu artículo donde comentabas acerca de Parménides y posteriormente a Gorias, pensaba, no no no! eso es falso, tu lo aclarabas y en efecto, tus conclusiones filosóficas coincidian con mis observaciones, me gustó mucho como lo cerraste. Aunque si me permites comentar, creo que la ciencia a aportado mucha claridad de como las ideas son influidas por problemas mentales como por la paranoia, la depresión, la obsesión. Por otro lado la historia de México (bueno y también en otras partes del mundo) inequivocamente nos refieren al desengaño al conocer las perversiones de los gobernantes, y que tal o cual decisión estaba influida por algo insospechable, corrupto, que nos lleva a pensar que atrás de una decisión, hay algo más. El sistema educativo prefiere la implantación de ideas que su interpretación, entre otras muchisimos factores que influyen en la formación del criterio, como la educación familiar, las relaciones interpersonales, la personalidad (piscologia, valores, etc.) incluso el nivel socioeconómico que formaliza los canales de socialización, y el acceso al contenido cultural total que surge por la socialización.De este grupo asociado, permean su vida através de la interconectividad de ideas, si las ideas correctas no fluyen en estos grupos la formalización de un criterio tendrá un mejor o peor resultado apartir de la agrupación de ideas que este grupo estuvo influido. El existo, pues, será ¿cual?: que la asociación de ideas sean adoptadas por el mayor número de personas y que estas personas através de una supuesta validacion de lo verdadero y falso, concretan sus acciones por las ideas que fertilizaron tales acciones. El nazismo, fué Hitler? o fueron los alemanes?… tienes razón la lógica, y yo agregaría los valores, categorizados y jerarquizados por los sentimientos, deben ayudar a que sin importar las ideas, la conceptualización sea desmaterializada, desinteresada e influida por la verdad, pero cual es la verdad? que es la verdad? historia, psicologia, cultura, valores… complejo… Saludos. Buen artículo.

    Me gusta

    1. Creo que tienes razón al comentar que la ciencia ha aportado claridad a este asunto, pero debemos de tomar en cuenta que, si bien nos ha ayudado a distinguir ciertos desórdenes que puede tener una persona, eso se reconoce después de un tiempo, lo que no les impide exponer lo que piensan, además de que no siempre por tener un desorden les impedirá decir la verdad. Por tanto debemos estar siempre dispuestos a hacer un análisis de los argumentos que nos propongan. Por otro lado, el sistema educativo se encuentra, desde mi punto de vista, en un problema, ya que, si bien busca mejorar la capacidad de razonamiento de las personas, también enseña de forma que no le es posible al alumno cuestionar algunos temas (por ejemplo, en historia) y esto resulta una gran limitación. Por último, contestando a tu pregunta “¿cuál es la verdad?”, la verdad, al ser sólo una debería ser la misma para cada materia, sea historia, psicología o física. El hecho de que se trate de campos de estudio diferentes, no significa que los resultados de éstos deban ser contradictorios, sino que deberían ser complementarios. Recuerda que la verdad siempre es una. Muchas gracias por las observaciones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s