¡En esta esquina…!

Por: Regina Oviedo

Twitter: @oh_regina 

¿Por qué es políticamente incorrecto hablar de religión en público? ¿Qué es lo que hace que la gente se sienta incómoda con este tema? ¿De dónde viene la idea de que es tan controversial? ¿Por qué se cree que ciencia y religión están peleadas? Desde que somos pequeños nos enseñan a respetar a las demás personas y a sus creencias diciéndonos que no tratemos el tema de la religión con otros porque puede resultar algo ofensivo. ¿No será que no es un tema ofensivo de suyo sino que somos nosotros los que provocamos las ofensas al no entender el por qué de las posturas de la gente?

En nuestro tiempo la ciencia y la religión se han visto como opuestas. Richard P. Feynman, en su libro The pleasure of finding things out, explica que el tema de la religión se evita en el día a día de la sociedad por todos los problemas que trae y expone las razones por las que se cree que la religión y la ciencia son contrarias. Feynman, a pesar de que no cree en religión alguna, explica que es una decisión creer o no en un dios por las limitaciones que la razón tiene en este tema y dice que la ciencia no puede afirmar por completo la existencia o inexistencia de algún dios. Feyman cree que el tema se evita hoy en día porque la gente piensa que la ciencia y religión son contradictorias. Históricamente, esta división se dio con mucha más fuerza cuando surgió la teoría evolucionista de Darwin, la cual parecía atentar contra la noción de la creación divina. A partir de este enfrentamiento entre evolucionistas y creacionistas, la noción de que la ciencia y la religión son incompatibles se generalizó en occidente.

El problema de esta aparente oposición es que no se entiende que, aunque tanto la ciencia como religión buscan la verdad, tienen un medio totalmente diferente para encontrarla, como propone Feynman. El estudio del mundo es el que le compete a la ciencia, mientras que las religiones constantemente se basan en verdades dadas por supuesto desde un ámbito sobrenatural. Cuando se fundamenta una verdad en un entorno sobrenatural, ésta no es comprobable por métodos científicos, y por tanto, tampoco estudiable con los medios que la ciencia propone.

Hay que estar conscientes de las limitaciones del pensamiento. Por un lado, gracias a la razón, el hombre puede ser capaz de controlar ciertas partes del mundo, ya que al comprenderlo a fondo, puede también modificarlo a su conveniencia. Por otro lado, en el contexto de la religión lo anterior cambia, ya que ésta no pertenece al mismo espacio que la ciencia, sino que necesita de la fe necesariamente. Dicha fe, a diferencia de la razón, es un movimiento de la voluntad dirigida a creer algo ya dado, no un conocimiento de la realidad que podemos controlar. No nos es posible manipular aquello que es sobrenatural, ya que se parte de de una instancia superior a nosotros como seres humanos.

No hay que olvidar que en la religión, a pesar de que la base de sus creencias no es racional ya que sus principios son dados por una deidad, se busca que sus supuestos de fe no sean contradictorios con la ciencia, pues que es imposible creer en algo que es contradictorio a aquello que nos diferencia, la razón. Además, es necesario reconocer que ya que los supuestos de la religión son dados, no los entenderemos del todo y por eso es imprescindible que la voluntad intervenga para que decidamos creer en ellos a pesar de nuestras limitaciones.

La incomodidad que trae la religión en nuestros temas de conversación se da principalmente porque, si se acepta que puede haber una verdad religiosa, se acepta también la limitación de nuestra razón. Cuando platiquemos con alguien acerca de algún tema religioso, seamos nosotros mismos creyentes o no, no olvidemos respetar las creencias que tenga,  ya que al fin y al cabo, es una decisión personal. La fe se basa siempre en una experiencia personal, no en argumentos racionales comprobables.

Por tanto, es perfectamente aceptable tener o no una postura religiosa. Sabiendo esto, el respetar la decisión de los otros nos será más sencillo y no se juzgará a alguien que cree en un dios como falto de racionalidad, ni se rechazará como inaceptable alguien que no crea. Habrá más apertura al hablar estos temas y el tabú que nos dice que es políticamente incorrecto tratar este tema en público se romperá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s