Un logo vale más que mil palabras

Por: Ana Belén Díaz

Twitter: @anabee2

El logotipo es la primera impresión que tiene una persona sobre una empresa, lo que él nos diga o deje de decir puede llevar a un cliente a acercarse o alejarse de nuestra compañía.

Para entender la importancia de tener un logotipo adecuado te invito a leer lo siguiente e imaginarte cada escena.

“Un día iba caminando por la calle cuado la M amarilla apareció ante mi y decidí entrar, una vez saciada el hambre me encaminé a mi reunión con unos amigos.  Una sirena envuelta en un círculo verde me invitó a sentarme y relajarme un rato, era momento de irme, tenía cosas que hacer, vi la manzana mordida e inicié las largas horas de trabajo, pero claro, primero había que visitar al pajarito azul

Ahora puedo hacer algunas preguntas y creo que cualquiera podría contestarlas fácilmente: ¿Cuál fue mí comida ese día? ¿Nombre del lugar donde me reuní con mis amigos? ¿Qué objeto de oficina utilicé para hacer mi trabajo? ¿Qué hice antes de trabajar?

Una vez que resolviste las preguntas, te invito a releer el párrafo quitando lo subrayado y nos damos cuenta que ya no es tan lógica la historia.

Nuestra mente es capaz de reconocer y vincular formas y colores  con cierta información aprendida, esta capacidad la compartimos con los animales para quienes la capacidad de asociar es indispensable para sobrevivir. El ser humano lo hace de manera instintiva desde muy temprana edad por ejemplo, el niño rechaza una manzana que tiene una mancha causada por un golpe, porque no es como debe ser la manzana.

Esta diferenciación es aprovechada por las empresas para posicionarse en la mente del consumidor,  creando logotipos que se convierten en la imagen de la empresa, una marca queda unida al logo de la misma.

Para lograr un logo exitoso requiere cumplir tres condiciones:

-Debe ser apropiado, esto quiere decir que tiene que reflejar lo que se quiere decir de la empresa, pensar que es la primera impresión del cliente.

-Ser agradable, nuestro logo debe ser aceptado por nuestro público objetivo, tener siempre en mente la percepción visual.

-Por último la credibilidad que consiste en que nuestro mercado se sienta identificado con el logo y lo que éste expresa y que al verlo nos hable de calidad.

Uno de los factores principales que se ven involucrados en el logotipo son los colores,  cuando decidimos crear nuestro logo es necesario tomar en cuenta la cromatología que nos marca los colores adecuados para el mensaje que estamos tratando de dar, y que se convierten en un elemento semiótico no verbal para atraer y memorizar. Los colores institucionales dicen mucho de lo que la compañía es, nos marca su personalidad y características que la distinguen de otras.

La tipografía es aprovechada también en los logos para generar un recuerdo de la marca, como es el caso de Disney, sin embargo, se ha visto que es más importante mantener los colores que la tipografía en un logo, pues su importancia visual es menos poderosa que la cromatografía.

En un mundo de estímulos visuales, aquella empresa que consigue posicionarse en la mente del consumidor gracias a su logotipo estará por encima de su competencia al ser reconocida fácilmente y diferenciada de los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s