Cuida los centavos…los pesos se cuidan solos

Por: Ana Belén Díaz

Twitter: @anabee2

Al reflexionar sobre esta frase popular que era comúnmente utilizada por mi abuelito para mostrarnos la importancia de saber cuándo y en qué gastar, me di cuenta de la sabiduría que engloba. Ninguna empresa, ni persona, tiene recursos ilimitados, y sobre eso se basa toda la teoría económica, hay que saber aprovechar los recursos escasos y evitar derrocharlos.

El éxito de las finanzas está en saber organizar los ingresos limitados, para adecuarlos a nuestras necesidades, registrando y controlando todos los gastos sin importar el tamaño que estos tengan.

Cuando se van a hacer gastos fuertes que puedan impactar la economía de la empresa, se hacen estudios exhaustivos de los pros y contras  de dicha inversión, pues si se comete un error puede llevar a una situación insostenible. Sin embargo, los desembolsos pequeños son pocas veces registrados y controlados,  y a la larga pueden afectar los ingresos que puede generar.

Son pocas las empresas que se presupuestan o revisan los gastos pequeños como las propinas, medios de transporte (cuando son cubiertos por la empresa) o las copias, pero estos egresos son comparables a una gotera, si no se atiende a tiempo puede vaciarte el tinaco.

Estos gastos son fácilmente identificados pues no contribuyen al fortalecimiento de la empresa, no ayudan en la promoción de la empresa en el mercado, tampoco son usados para el mejoramiento del personal y aumentar la capacidad productiva. Y aunque en muchos casos son gastos que se necesitan hacer, el no llevar su control puede provocar que generen pérdidas importantes para la empresa.

Para evitar el desfalco por estos gastos es necesario estar concientes de su existencia y la importancia de su control, registrarlos, evaluar si no están afectando nuestras finanzas y crear políticas económicas que permitan mantenerlos en niveles mínimos.

Cuando tenemos un egreso, además del dinero que sale tenemos aquella cantidad que dejamos de ganar por no tener ese dinero invertido en otro lado. Así que, en el momento en el que tenemos un gasto superfluo estamos perdiendo más que el valor neto de la compra, cosa inaceptable si tenemos en cuenta que el objetivo de toda empresa es la generación de riqueza.

El cuidar el dinero no quiere decir que el empresario no deba de gastar en nada, más bien va encaminado al hecho de evitar el derroche, evitar aquellos gastos que no son necesarios y no generan un beneficio, y sobre todo controlar los que, por su pequeño monto, no son comúnmente considerados.

Este derroche se extiende a acciones como mantener la luz encendida en áreas donde no es necesaria, no dar mantenimiento oportuno a fugas de agua, o simplemente no cuidar la utilización de materiales de oficina.

El conocer nuestros procedimientos, tener políticas claras sobre gastos e inversiones, crear una conciencia entre el personal sobre la importancia de ahorrar y aprovechar los materiales y el tiempo, medir y controlar todos los gastos de la empresa sin importar el tamaño del mismo, ayudará a una empresa a direccionar mejor sus recursos para fortalecer las finanzas y permitirle un crecimiento a largo plazo.

La frase del filósofo Séneca nos ayuda a sintetizar este post:

“Compra solamente lo necesario, no lo conveniente. Lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, es caro”

Un comentario en “Cuida los centavos…los pesos se cuidan solos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s