Inteligencia competitiva

Por: Ana Belén Díaz

Twitter: @anabee2

La información es uno de los recursos más valiosos con los que cuenta una empresa, por eso, aquéllas que logran obtenerla y aprovecharla generan una ventaja competitiva difícilmente superada por su competencia.

En el ámbito de los negocios la información es imperfecta y costosa; encontramos asimetrías que mueven la balanza hacia uno u otro extremo. Si queremos tenerla a nuestro favor se hace indispensable usar todos los recursos necesarios, como una inversión con grandes beneficios a corto y largo plazo, pues, como suele decirse, la información es poder: quien tiene más información está un paso adelante.

De la necesidad de información ha nacido el proceso llamado “Inteligencia Competitiva”, que es definida por la Sociedad de Profesionales de Inteligencia Competitiva (SCIP) como un “proceso ético y sistemático de recolección, análisis y diseminación pertinente, precisa, específica, oportuna, predecible y activa, acerca del ambiente de negocios, de los competidores y de la propia organización”.

Para analizar esta larga definición podemos dividirla en cuatro partes:

-¿Qué es?: la inteligencia competitiva es un proceso, lo que nos indica que lleva una serie de pasos que nos guía hacia un fin y que se conforma por etapas sucesivas. En pocas palabras, es una acción organizada dirigida hacia una meta preestablecida. En este caso la adquisición de información.

-¿En qué consiste?: se obtiene la información por diversos medios, desde los tradicionales, como estudios de mercado, hasta los más modernos, como el benchmarking. Una vez que se ha recolectado, debemos analizarla, pues los datos sólo sirven cuando son útiles para tomar mejores decisiones. Por último, hay que diseminar la información analizada para que pueda ser ocupada por aquellas personas que la necesiten.

-¿Sobre qué se obtiene la información?: sobre la empresa, los competidores y el ambiente. En pocas palabras, se quiere tener toda la información posible sobre todo lo que puede afectar a la empresa dentro y fuera de ella.

-Características: este proceso debe de ser ético, la forma en la que obtenemos y aprovechamos la información debe ir encaminada hacia el mejoramiento de la empresa y de su ambiente, pues toda empresa tiene una responsabilidad con la sociedad en la que se desarrolla. Por otro lado, este proceso debe ser sistemático, porque la información se genera de manera constante y es cambiante, de modo que “lo que es noticia hoy, será historia mañana”.

Esta tendencia de inteligencia en las empresas se ha adoptado también en la administración de la inteligencia en el ambiente político y militar, como son el caso de la División de Inteligencia Naval o la CIA, quienes han demostrado que, efectivamente, la información genera poder.

Con estos ejemplos podemos ver que la inteligencia competitiva toma un carácter estratégico; quien tenga el mejor proceso será el que tome la delantera en el competitivo mundo empresarial.  Y es por eso que surge un nuevo “puesto” dentro de la empresa: los trabajadores del conocimiento.

Ellos se encargarán de crear y utilizar todo la información para generar conocimiento útil y valioso para la empresa. Se convierten en investigadores y detectives del mercado, todo, por insignificante que parezca, puede ser la clave para que la empresa descubra a tiempo problemas y oportunidades potenciales.

Para ello se requieren personas que tengan las siguientes características: actitud de guerrero (la empresa está en continua lucha por su supervivencia), actitud de ataque (buscar lo que te permita ganar posiciones ventajosas), ser proactivos (observadores de la competencia), reactivos (actuar cuando se ve la oportunidad) y pasivos (no actuar cuando no es necesario, ser paciente).

Pero toda esta búsqueda de información debe estar alineada a nuestros valores y es indispensable actuar bajo nuestro código de ética, pues en esa búsqueda de la información no debemos dañar a terceros, ni utilizar prácticas desleales como el espionaje o el robo de información.

Si logramos mantenernos firmes a estos valores podremos decir que nuestra empresa es socialmente responsable, pues el compromiso que toda empresa tiene es la de lograr el desarrollo de la sociedad en la cual está ubicada. No hay mayor valor que presentarse a la sociedad como una empresa exitosa y comprometida con su entorno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s