Sensacionalismo intelectual

Por: Elizabeth G. Frías

Twitter: @elinauta

Hace unos días leí una dura crítica a las conferencias TED, en las que se las equiparaba a una especie de sensacionalismo intelectual en el que un orador, inmerso en el espectáculo construido por la propia fundación, utiliza recursos argumentativos emocionales para conmover al público y conseguir una ovación estruendosa. Aunque yo misma soy seguidora y fan declarada de estos eventos, debo admitir que la crítica no está del todo fuera de lugar.

El autor argumenta que en estas conferencias se privilegian los recursos narrativos y emocionales sobre la reflexión verdadera; se busca más el efecto de euforia y revelación entre la audiencia que un auténtico momento de reflexión en la que una idea que vale la pena transmitir se comunica, con toda su complejidad, sus matices y sus aspectos dudosos, a una audiencia que no necesariamente conoce del tema. El artículo cita incluso un video —hecho por un participante de las TED Talks— que, visto desde esta perspectiva, parece una burla a su propio estilo; un autogol, pues. Se trata de un remix de algunas ponencias convertidas en canción, en el que se eligen sólo los momentos cumbre, recurriendo a menudo a lugares comunes y frases emotivas que, acompañadas por un tono dulce, un escenario y reflectores a medida, no pueden más que conducir a la audiencia al aplauso incontenible.

La crítica a las conferencias TED se basa principalmente en la tendencia a privilegiar la forma sobre el contenido. Es frecuente que los ponentes utilicen narraciones, polémicas e incluso formatos detectivescos en los que la gran sorpresa es revelada al final, todo barnizado con un tono emotivo y entusiasta. El autor no se detiene ahí, sino que sostiene que la creencia de que un orador tiene el derecho de redimensionar la realidad de modo que suene un poco más impactante no solamente es arrogante, sino peligrosa y poco ética. Esta advertencia no es nueva: ya Platón y Aristóteles denunciaban el peligro de caer en las trampas dialécticas de los sofistas, que aprovechaban su dominio de las palabras para persuadir a su público incluso de las cosas más inverosímiles.

Sabemos que las palabras pueden encantar y conducir a las personas. Gorgias decía que las palabras tienen la capacidad de embelesar, pero también de envenenar. En un post anterior, Regina Oviedo nos hablaba de la importancia de la lógica para reconocer la falsedad en un discurso; en otro, yo misma hablé sobre el poder de las narraciones y su uso tanto en la educación como en el diseño y la comunicación. El problema, pues, no es el uso de argumentos emotivos y de historias con finales felices, pues ésos son recursos legítimos. El peligro surge cuando esos recursos, con toda su efectividad, no se ponen al servicio de la verdad, sino de algún interés malintencionado. La crítica a TED no implica que de hecho ellos tengan intereses malintencionados, sino que el privilegio de la forma sobre el contenido puede llevarnos a dejar de cuestionar su veracidad; es más sencillo caer en la tentación de descansar por un momento nuestra capacidad crítica y unirnos a la euforia colectiva.

Una conferencia con rigor intelectual será indudablemente más exigente para los asistentes que una charla TED común. La emoción que desatan puede ser truculenta. Esto no quiere decir que debamos dejar de escucharlas, pues es innegable que han dado voz a grandes ideas y proyectos y los han hecho accesibles en países y comunidades a las que difícilmente llegarían de otro modo. Sin embargo, sí debería existir algún recurso para matizar sus argumentos y un afán por no perder su rigor. Como espectadores, debemos recordar permanecer con los ojos abiertos y la inteligencia despierta. De otro modo, estaremos cayendo en la misma manipulación que denunciamos en las televisoras, sólo que de una forma más sutil y sofisticada.

Un comentario en “Sensacionalismo intelectual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s