La importancia de distinguir la felicidad de la plenitud

Image

Por: Natalie Despot

Twitter: @Natdespot

Grandes pensadores del siglo pasado decían que la filosofía es una especie de terapia, cuya tarea es esclarecer los conceptos, proposiciones y argumentaciones. Pues bien, aquí quiero hacer uso de esta ‘terapia´ para distinguir dos conceptos: felicidad y plenitud.

Muchas veces por confundir estos términos, acabamos frustrados y no buscamos realmente lo que deseamos. Muchas veces seguimos proyectos de vida estereotipados, modelos que en el fondo no deseamos pero que los copiamos al encontrarlos vigentes en nuestro contexto y que en determinado momento, llegan a asfixiarnos porque no nos dan el aire y vitalidad que necesitamos.

Un elemento indispensable a tener en cuenta en esta dilucidación, es que el ser humano, por su condición biográfica y temporal, no se reduce a su presente, sino que los eventos pasados condicionan en gran medida su presente y también lo proyectan al futuro. El ser humano, por su misma constitución estructural, vive en una continua anticipación de lo que va a ser y hacer. Y así, respecto aquello que nos satisface profundamente hemos de considerar nuestra instalación y expectativa respecto a cómo estamos viviendo y lo que vamos a ser y hacer.

¿Qué es la felicidad? Esta palabra tan estudiada a lo largo de la historia de la humanidad y con tantas definiciones y sentidos. Por “felicidad” entiendo un estado fugaz que refleja su disfrute del momento en el presente. Puedes sentirte feliz, aunque sólo sea por un momento, por muchas razones: porque recibiste una buena noticia, porque superaste un reto importante en tu vida, o por algo más simple, como sonreír con un amigo.

Después de que termina ese momento, termina también la agitación y retornas a tu estado mental previo, posiblemente con una actitud un poco más alegre. Todos lo hemos experimentado: los estados de ánimo son como un río, fluyen constantemente. Es normal transitar por distintos estados de ánimo diferentes. No tenemos que sentirnos felices todo el tiempo para llevar una vida satisfactoria. La felicidad se basa en estado interno, una agitación que te hace sentir viva, pero no necesariamente satisfecha con quien eres.

En contraste con la felicidad, la sensación de plenitud persiste en el tiempo y contribuye a nuestra salud mental. ¿Cómo obtener esa sensación de plenitud? En primer lugar debes mirar dentro de ti mismo, ser honesto y examinar tus prioridades en la vida. Responde a tu persona ¿dónde estás en relación con esas prioridades? y ¿cómo las puedes alcanzar?

Puedes sentirte infeliz en un momento debido a que hay factores externos que te afectan y cuando esos factores desaparecen, te sientes feliz. Por ejemplo, imagina que estás cruzando la calle y un coche pasa, salpica agua sucia y arruina tus zapatos favoritos. Seguramente, esto no te causará felicidad. Sin embargo, si estás atravesando la calle para llegar a un lugar donde puedes trabajar en un objetivo importante en tu vida, se te olvidarán los zapatos muy pronto, y centrarás tu atención en el trabajo.

Por eso la plenitud está más relacionada al disfrute o realización de lo que pretendemos auténticamente. La plenitud es algo más personal, que afecta a la persona hasta los latidos más profundos; no es un placer, ni es algo que se gana o se pierde de un momento a otro. Al contrario, es algo que se hace parte de la persona misma, que se construye a medida que pasa el tiempo y enriquece la vida en un sentido más bello y alto que el puramente material.

La tarea de replantearnos, ¿quienes somos? y ¿qué queremos?, debe ser constante.De alguna manera todos padecemos el mal de Madame Bovary, es tan fácil seguir modelos de vida que se muestran muy atractivos, pero al momento de seguirlos nos apuñalan, porque no van de acuerdo a lo que queremos ser y hacer de nosotros.

En el siguiente post les prometo unos tips básicos para diferenciar de un modo práctico felicidad de plenitud y así contemos con las herramientas para saber si vamos o no por buen camino en la búsqueda de nuestras metas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s