Sergéi Pávlovich Diáguilev

Por: Santiago Piñeirúa

Twitter: @spineiruaz

No es tan famoso a nivel popular y mucha gente no lo conoce en nuestros días; sin embargo, es una de las figuras que más influyó en la música del siglo XX y no era compositor. Este empresario ruso es responsable de la revolución del antiguo arte del ballet (surgido en Italia durante el Renacimiento) que en el siglo XX alcanzó tal importancia que dio fama a muchos compositores de la época. La idea de este post es destacar la figura de un hombre que con su talento da un giro a la historia de la música y hace que los compositores descubran y desarrollen capacidades inexploradas hasta ese momento.

Diáguilev (1872 – 1929) incursiona en el negocio del arte en general, no sólo del ballet, y su visión empresarial lo lleva a tener una gran presencia en toda Europa. Para darnos una idea del impacto que tuvo, algunos de los compositores que comisionó fueron Nikolai Rimsky Korsakov, Claude Debussy, Richard Strauss, Maurice Ravel, Francis Poulenc, Manuel de Falla, Sergéi Prokofiev e Igor Stravinsky, entre otros. De todos estos, quizás el que más haya colaborado sea Stravinsky, autor de ballets como Petrushka, Pulcinella, el Pájaro de Fuego y la Consagración de la Primavera (en dos actos), mejor conocida popularmente  por la adaptación que hace Disney en su película Fantasía de los años 50´s y meritoria de una breve narración:

El año era 1913 y el público francés esperaba con ansia la nueva propuesta de Stravinsky en el escenario del Teatro de los Campos Elíseos en París. La música y el baile empiezan; la revolucionaria y neoclásica música que ofrece Stravinsky sumada a la coreografía provocan que el público empiece a sentirse incómodo durante los primeros minutos de la presentación. Conforme avanza el acto la gente empieza a creer que todo es una simple farsa y no encuentran arte en lo que están presenciando. Para el segundo acto el fracaso era inevitable, pues la gente no podía soportar más lo que no estaba preparada para disfrutar, y claro, comienza el caos. Un tramoyista tras bambalinas decide que la mejor manera de calmar a la gente sería apagar y encender las luces intermitentemente, sumergiendo al público en una locura total. Los jitomates volaron, las sillas cobraron más de un herido y la policía tuvo que hacer acto de presencia.

Lo más interesante de esta historia es la reacción de los dos principales involucrados en el evento. Stravinsky sufrió una depresión horrenda por la reacción del público, mientras que Diáguilev no podía estar más feliz. Probablemente disfrutaba de uno de los mejores momentos de su vida, pues como gran empresario sabía que esta reacción en el estreno traería fama y éxito a la obra. No se equivocó, pues la gente, con el tiempo comprendió que la Consagración de la Primavera es uno de las obras más importantes de todos los tiempos, y Diáguilev sabía que nunca se hubiera escrito sin la intervención de su oportuna comisión. Hoy en día esta obra es tan aceptada que es a menudo presentada en las salas de concierto para apreciar únicamente la música. He aquí una versión:

Otro momento que es importante destacar en las comisiones de Diáguilev a Stravinsky es la innovación del close up. En su ballet Petruska, Stravinsky tuvo la necesidad de apegarse a las instrucciones de Diáguilev; de algún modo, por lo tanto, se convierte en parte importante del proceso creativo, aunque, repito, no era ni compositor ni coreógrafo. El efecto del close up (o acercamiento, en español) en la primera escena de Petrushka no tiene precedentes y llama la atención por la capacidad que refleja Stravinsky de representar un elemento visual con música. Para que vean a lo que me refiero observen el minuto 1:35 del siguiente video:

Esto, naturalmente, influye directamente en la música para cine.

Con sus comisiones, Diáguilev logró que coreógrafos y compositores trabajaran de la misma manera, obteniendo cosas nuevas del estilo particular de cada uno y convirtiéndose así en partícipe de la creación de estas obras. Aunque no sea el único en la historia, esto lo hace una figura importante, pues cambió la música del siglo XX y creó el famoso ballet ruso, que al día de hoy sigue impresionando al público de todo el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s