Estrechar la mano de quien te alimenta

Image

Por Alberto De Legarreta

Twitter: @albertotensai

Los humanos tendemos a simplificar todo. En un esfuerzo por comprender la complejidad de nuestra realidad, preferimos buscar una sola causa para justificar lo que en realidad es producto de un sistema de interrelaciones entre varias entidades, acciones y causas. Así, poco informados pero satisfechos, tomamos nuestras decisiones cuando decidimos qué es bueno para comer.

Que nuestra comida llegue a nosotros implica una larga serie de pasos e involucra a una enorme comunidad de personas con la que realmente no tenemos contacto y de la que cada vez sabemos menos. Cuando compramos una fruta en el supermercado lo único que influye nuestra decisión es lo que tenemos enfrente: el precio, las características de la fruta y si se nos antoja o no. ¿De dónde viene esta manzana, cómo fue cultivada y -lo más importante- por quién fue cultivada? ¿Cómo llegó a este supermercado? ¿Quién me la ofrece? Nada de eso afecta la decisión.

La experiencia es muy distinta cuando vamos a un mercado más pequeño. En el mercado, además de poder considerar lo evidente, la transacción de compra incluye la interacción con otro ser humano: el tendero o marchante. Él puede resolver algunas dudas sobre la calidad de la fruta o, quizá, su origen y el cuidado que tuvo. Pero más importantemente, puede saludarnos, escuchar nuestra necesidad, hacernos recomendaciones, atendernos e incluso platicarnos y aportarnos un rato agradable durante la compra. Ir al mercado frecuentemente fomenta nuestro involucramiento con una comunidad que nos resulta vital y de la que somos parte: nos reconecta con nuestra cadena alimenticia.

Más cercano aún es el vínculo cuando podemos adquirir los productos directamente de las personas que han cultivado, criado o manufacturado lo que nos comeremos. Cuando podemos adquirir, digamos, una canasta de fresas de la persona que las recogió del campo, la conversación puede ser más amena y educativa. Podemos aprender sobre el modo en que nuestras fresas vivieron antes de caer en la canasta, pero también sobre la vida del que las puso en ella. Ese conocimiento sin duda revelará la importancia de nuestra decisión de compra sobre la vida de las personas que producen lo que comemos, podrá fomentar nuestra reconexión con esa cadena alimenticia de interdependencia de la que el supermercado (o el OXXO de la esquina) nos ha alienado con tanta efectividad…

Nos recordará la responsabilidad que tenemos con ellos al decidir qué consumimos, así como a ellos les recordará la que tienen con nosotros al producir lo que comeremos. Sí, nuestra decisión de compra tiene tanta importancia. Sí, es parte de una responsabilidad social compartida. Pero es más fácil comprenderla y cumplir con ella cuando conocemos a las personas con las que la compartimos, cuando efectivamente conformamos parte de una comunidad.

¿Qué tan importante es conocer y confiar en la persona que produce y nos proporciona lo que comeremos? Esa respuesta depende de la importancia que pongamos en la calidad de nuestra alimentación. Es muy cierto que los que vivimos en las grandes ciudades no tenemos siempre acceso a estas personas, pero si nos interesa y buscamos podemos encontrar alternativas para ello (como el Mercado el 100 en la ciudad de México).

Podría argumentarse que esto significa más tiempo y quizá más dinero para conseguir lo que en el supermercado es inmediato y casi imposiblemente barato. Pero, ¿qué es más valioso? ¿Tener más dinero y más tiempo, o comer bien, rico y saludable? El tiempo y el dinero son recursos. ¿En qué cosa más importante que nuestra alimentación (y en consecuencia directa, nuestra salud corporal y mental) estamos invirtiendo esos recursos?

Recordemos: cuando vayamos al mercado, con el campesino o con el productor, vayamos con intención de socializar, no sólo de comprar. Vayamos con intención de estrechar la mano que nos alimenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s