La ética profesional no es suficiente

Image Por: Emilia Kiehnle

Twitter: @e_kiehnlem

La ética profesional se ha puesto de moda, especialmente en el mundo de los negocios. Basta con googlear “ética empresarial”  para encontrarse con un montón de artículos, libros y seminarios que hablan de la importancia de ponerle atención a este asunto y de crear códigos y normas que guíen la conducta de los empleados para generar una cultura y comportamiento propios de cada empresa que beneficien al crecimiento económico de la misma y al desarrollo de la sociedad en general. Hasta aquí todo suena muy bien. Sin embargo, de un tiempo acá he comenzado a tener un cierto conflicto con el enfoque que se le ha dado a la noción de la ética empresarial, y me gustaría compartirlo con ustedes para discutirlo.

Me da la impresión de que este “resurgimiento” de la ética en el campo laboral no necesariamente habla de una sociedad más profunda o cultivada, sino que más bien manifiesta la limitación de nuestros enfoques culturales.

Cuando se habla de “ética empresarial” los planteamientos suelen ser parciales e inconsistentes: se denuncian enérgicamente ciertas faltas morales mientras que se pasan fácilmente por alto otras que no se consideran relevantes para el trabajo de las personas.

La ética no puede reducirse a un mero código que plantee unos ciertos valores y normas específicas para evitar la corrupción, la discriminación y el hostigamiento laboral, o para promover el buen trato a los empleados o el cuidado del ambiente. La ética no es parcial, sino que comprende todo el actuar humano, dentro y fuera de la empresa.

El simple hecho de hablar de “ética empresarial” ya implica dividir el actuar humano -que debería considerarse de modo íntegro- en varias “éticas” especializadas y pragmáticas: hay una ética para esto y una ética para lo otro. Por ese afán de “recuperar” la moral que se consideraba tan alejada del frío mundo de los negocios, se nos ha olvidado que la ética es un saber unitario que se refiere al bien del hombre precisamente en cuanto que ser humano, no en cuanto a que empleado o profesionista.

Otro problema de este enfoque de la ética es la forma en la que se pretende transmitir. Antes de entrar al mundo laboral jamás escuchamos hablar de ética profesional, pero en cuanto entramos a trabajar a una empresa lo primero que nos dan es un curso de inducción en donde nos enseñan una serie de valores y códigos de conducta que debemos aprender y seguir.

Sin embargo, nadie aprende las verdades éticas asistiendo a clases o leyendo manuales. Las verdades morales sólo se aprenden cuando se practican; no hay otra manera de aprender a actuar virtuosamente que viviendo en una comunidad en donde podamos practicar las virtudes hasta hacerlas parte de nuestro comportamiento cotidiano.

Aprender a actuar correctamente ante nuevas e irrepetibles situaciones depende de la participación activa, si es posible desde la niñez, en alguna forma de vida común en la cual se adquieran hábitos de acción. La prudencia no es algo que se enseñe de modo teórico: es algo que se tiene que vivir.

El problema de fondo, creo, es que las comunidades sociales en donde se podrían adquirir estas prácticas vitales (la familia, la empresa, la universidad, etc.) han descuidado su tarea como educadoras de vida y se han enfocado más bien en el mero desarrollo de conocimientos técnicos. Padecemos de un enorme vacío intelectual que lleva a nuestra sociedad a parchar las fallas morales de los individuos con cursos, códigos de conducta y declaraciones de valores.

Me parece que para resolver el problema desde el origen tenemos que regresar a pensar en la ética como lo hacían los clásicos. Y no lo digo con la nostalgia de un pasado glorioso perdido ni con la actitud romántica de retornar a unas raíces puras, sino que me refiero a hacer el esfuerzo de volver a pensar en el hombre como hombre, es decir, de hacer una antropología sincera que nos recuerde cuál es nuestra naturaleza y cómo debe ser nuestro actuar en tanto que seres humanos.

Un comentario en “La ética profesional no es suficiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s