La delgada línea

Por: Regina Oviedo

Twitter: @oh_regina

Es cierto que trabajar con un familiar o un amigo es algo difícil e incluso peligroso porque no siempre se sabe separar y distinguir las relaciones personales de las laborales. Confundir los problemas que pueden ocurrir en la oficina con los que surgen fuera de ésta es muy común, por lo que, si no se hablan y se tratan correctamente, se pueden volver más grandes. “Cuentas claras, amistades largas” dice un viejo dicho que hay que tomar en consideración cuando se trabaja con alguien, porque puede haber muchos problemas que surjan de malentendidos. La solución es saber atribuir al trabajo lo que es del trabajo y no mezclarlo con lo personal. En este caso me enfocaré más a una relación entre jefe y empleado.

Primero es importante que reconozcan que siendo amigos o familia se reunirán seguido, ya sea a platicar o a comer, y cuando esto pase y no estén en la oficina deben dejar de hablar de pendientes y mejor disfrutar la cerveza o el tequilita que los une como pretexto. De esta forma su mente se podrá despejar y regresarán con mejor enfoque a trabajar, porque es muy cansado estar siempre hablando del mismo tema y no tener variedad en la conversación.

Lo mismo debe suceder en la oficina, hay que entender que es un lugar de trabajo principalmente, no se da la prioridad a  “echar el chisme”. Si buscamos siempre la plática y el cotorreo, nunca se terminará con los pendientes que son importantes para que la empresa prospere. El tiempo de trabajo es tiempo de producción y, como pasa con el tiempo social, se le debe dar su lugar y momento adecuados.

Una vez que este primer punto es tomado en cuenta deben pasar al segundo punto que es saber distinguir entre la amistad dentro y fuera de la oficina, hay distintas reglas en cada una. La confianza que hay fuera de la oficina no debe ser confundida nunca con las faltas de respeto. Por ejemplo, el hecho de que un amigo se refiera al otro con un apodo por la confianza que hay, no debe de mencionarse dentro del área laboral y menos si uno es el jefe de otro. Es como si el hijo del jefe, que trabaja con él, llega a la oficina y le dice “pa”, nadie aprobará que haya esa marcada diferencia de trato y con justa razón. El respeto debe estar presente cuando se establezcan los límites en el trato.

La confianza que se tiene a en el ámbito personal no debe suponer ninguna ventaja en el ámbito laboral respecto a los demás empleados. Por lo mismo no se debe esperar ningún trato especial como correspondencia, sino que la justicia debe ser la virtud en esta parte, se le dará a cada quién lo que merezca porque la formalidad es esencial al momento del cumplimiento de los deberes y obligaciones, los cuales deben ser los mismos para cada una de las personas que trabajen en una empresa.

Mientras los puntos anteriores se tengan claros la convivencia será fructífera y buena, al tiempo que se facilitará el distinguir y evitar problemas a futuro. Así como una relación de amigos o familia en el trabajo tiene sus dificultades, éstas no deben de opacar a las ventajas que se tienen de una relación personal en el ámbito laboral, como la confianza que se crea. Una vez más, todo depende de la forma en la que se controle la situación y nos comportemos ante las circunstancias.

3 comentarios en “La delgada línea

  1. En mi opinión, lo que es peligroso es imaginar que la relación que se tiene con una persona tiene dos naturalezas diferentes y efectivamente separables, pues siempre que deteriore alguna parte de la relación inevitablemente afectará a la otra, y viceversa. La delgada línea, me parece, no existe.

    Como señalas, siempre que procuremos respeto, trato justo y su debido tiempo a la persona y al trabajo, no hay peligro alguno en “mezclar” una relación laboral con una personal.

    Me gusta

    1. La delgada línea no significa tener una división tajante sobre dos tipos de ambientes, sino más bien saber reconocer cuando se ha pasado de un ámbito al otro y tener en consideración que el enfoque es distinto. Claro que lo que pase en un ámbito afectará en otro, pero resultará más comprensible cuando se entienda que hay enfoques distintos en cada uno.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s