Como aguja en un pajar

0465-000608

Por: Ana Belén Díaz E.

Twitter: @anabee2

Cuando hacemos el trabajo de creación de una empresa damos especial importancia a identificar y definir a nuestro público objetivo y a conocer sus características y necesidades. Pero una vez que tenemos a nuestro cliente ideal, aquella persona que se va a interesar en comprar nuestro producto, nos encontramos ante una gran incógnita: ¿en dónde se encuentra esa persona?

Saber dónde está tu cliente va muy ligado a saber cómo llegar a él. Durante años se han buscado diversas formas de llegar al cliente, como el volanteo (práctica que si no se hace con cuidado lleva a un gasto absurdo, ya que no llega a manos de nuestro público real), publicaciones de todo tipo, recorriendo los anuncios en revistas y los espectaculares, y aprovechando la tecnología actual, banners personalizados a los gustos de las personas.

En este punto nos encontramos con una difícil decisión: ¿cómo invertir el dinero destinado a captar a nuestro público, cuál es la mejor forma de que el cliente nos vea, dónde habrá más personas que encajen con nuestro “cliente ideal”? En pocas palabras, ¿cómo encontramos esa aguja que queremos en el gran pajar?

Utilizando esa metáfora, podemos decir que meterse en el pajar y escarbar hasta encontrarla es casi imposible. También podríamos intentar cernir la paja, pero corremos el riesgo de que la aguja no se atore en el cernidor. Dividir el montón de paja y buscar montón por montón es muy poco práctico, y así podemos utilizar nuestra imaginación con miles de soluciones.

Dicen que la mejor manera de conseguir resultados diferentes a lo que siempre llegas es hacer las cosas diferentes a como siempre las haces, y con esta idea voltee el problema y pensé: ¿y si en lugar de buscar yo a la aguja, la aguja me busca a mí? Puedo poner un gran imán sobre la paja y así asegurarme de que la aguja llegará a él.

Esta idea la podemos usar en los negocios; en lugar de gastar nuestro dinero en difíciles (y no siempre efectivas) formas de llegar al público, busquemos maneras de que el público objetivo llegue a nosotros.

El punto medular de esta forma de vender es conseguir que el cliente nos encuentre a nosotros y no a la competencia, de modo que mientras más poderoso sea nuestro imán, más agujas llegarán a él.

Aprovechar todas las facilidades que nos da la tecnología, como los buscadores de Internet y las redes sociales, es crucial para el éxito, pero depende de la creatividad de cada empresa lograr ser más notoria para el cliente: saber elegir las palabras adecuadas para usarlas como tags, lograr que en una ojeada el cliente se interese y nos conozca, brindarle facilidad de contacto y de obtención de la información,  son tan sólo algunos de los aspectos que debemos cuidar para ser más llamativos. Cada empresa debe de pensar ¿qué haría que yo entrara a cierta página y no a otra?, ¿qué información es realmente la primera que busca el cliente sobre nuestro producto? Estas preguntas se pueden responder de tantas maneras como empresas y clientes hay en el mercado, así es que sentémonos un momento, abramos nuestra mente y saquemos toda la creatividad posible para facilitar que nos encuentre quien nos busca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s