Benedicto XVI. Un ejemplo de honestidad.

Benedicto XVI

Por Antonio Briseño

Twitter: @Antonio_Bri

El pasado lunes 11 de febrero Benedicto XVI decidió renunciar a seguir siendo Papa. Sus motivos fueron la edad y la falta de fuerza física, mental y espiritual que se requieren para llevar a cabo este ministerio. Ante este anuncio, los medios de comunicación y, en general, el mundo, rápidamente se dividieron en dos grupos: aquellos quienes respetaban, entendían y apoyaban al sumo Pontífice y, por el otro lado, aquellos quienes reprobaban y criticaban la decisión del Obispo de Roma. No quiero hablar de la decisión de Benedicto XVI en tanto que Papa, ni en tanto que religioso, ni en tanto que figura pública, quiero hablar de Joseph Ratzinger desde la perspectiva humana. Verlo sólo como un hombre más. Así, al eliminar los posibles prejuicios que se generan a partir de lo que representa su cargo, podemos decir que la noticia de su renuncia es un ejemplo para todos nosotros de honestidad y humildad.

Aristóteles, en su doctrina ética, afirmaba que la virtud es el justo medio entre dos vicios, uno por exceso y otro por defecto. Esto queda claro si ponemos como ejemplo a la valentía. Para Aristóteles, valentía es el justo medio entre la cobardía y la temeridad. Ser cobarde es un vicio por defecto: se tiene temor de todo, es decir, ser cobarde es carecer de valor. Ser temerario, por el contrario, es un vicio por exceso: se tiene temor de nada, es decir, ser temerario es tener exceso de valor. Cobardía y temeridad se consideran vicios porque tanto el exceso como el defecto atentan contra una buena vida y contra la propia vida. Es decir, ser valiente es temer a lo que es digno de temor y no temer a lo que no es digno de temerse, lo que nos ayudará a mantener una vida virtuosa.

Algunas personas podrían considerar la renuncia como un acto de cobardía. Por ejemplo, muchas interpretaciones de la Divina Comedia ponen en el infierno al Papa Celestino V, uno de los pocos que renunciaron al cargo antes que Benedicto XVI, llamándole cobarde. Sin embargo, la decisión que ha tomado Joseph Ratzinger me parece virtuosa.

Al anunciar su retiro Benedicto XVI afirmó, además de los motivos que ya he mencionado, que “para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado. Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma”.

Poco después, en su discurso, el Papa pide “perdón por sus defectos”. Así, como el valiente que teme a lo que es de temer y no teme a lo que no es digno de temor, ejerciendo la prudencia, Benedicto XVI ahora reconoce sus carencias y dimite para evitar realizar su trabajo viciosamente. Reconoce que tiene limitaciones y que de seguir trabajando caería en un vicio por defecto, pues adolece ya de los atributos necesarios para gobernar la Iglesia.

Así es como Joseph Ratzinger, desde mi punto de vista, se ha convertido en un ejemplo de honestidad, pues se ha atrevido a decirnos que tiene carencias, defectos y limitaciones; al mismo tiempo que es un ejemplo de humildad y prudencia, pues se ha sabido reconocer incapaz de realizar una tarea.

Y también es por eso que debería ser un modelo a seguir en tanto que hombre y en tanto que líder de una institución, pues todos nosotros, seamos religiosos o no, debemos saber reconocer nuestras capacidades, pero también nuestros límites y nuestros defectos, y así renunciar a lo que no seamos capaces de hacer en nuestro trabajo o en nuestra vida personal. Es más virtuoso renunciar a una responsabilidad que no pueda cumplirse por falta de capacidad y reconocer que alguien más puede hacerlo mejor, que aceptarla y producir un resultado defectuoso (hacer un vicio por defecto) por no tener la humildad de reconocer nuestra incapacidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s