Algunas consideraciones sobre la cultura organizacional

 

Por: Juan José Díaz Enríquez

Twitter: @zoonromanticon

 

Todas las empresas, lo sepan o no, generan una cultura propia que le da sentido al trabajo cotidiano. Cualquier negocio, desde la miscelánea de la esquina hasta el parque petroquímico más innovador y tecnificado, se da en el marco de referencia de una serie de elementos que limitan y potencian al mismo tiempo sus capacidades.

A esto es lo que se le ha llamado cultura organizacional. Dicho de otra manera, es el comportamiento colectivo que las personas de una organización despliegan en su día a día.

Esta definición, sin embargo, es limitada. La cultura es algo que, aunque existe en el comportamiento colectivo, no se agota en el mismo. Éste, acaso, es un elemento muy importante de la cultura, pero no es su definición.

La definición de cultura que más me satisface en este momento es de Wojtyla, y dice: “la cultura es un modo específico del existir y del ser del hombre”. Es decir, la cultura organizacional es el horizonte en el cual las personas que se relacionan con la empresa se entienden a sí mismas y se desarrollan consecuentemente.

Cuando hablamos de “un modo específico” estamos haciendo referencia no a una cosa en concreto (un “qué”), sino al conjunto de cualidades que acompañan a dicha cosa (un “cómo”).

La cultura organizacional es, así, el cómo las personas se entienden a sí mismas y se desarrollan dentro de las relaciones que entablan con la empresa.

Esto es importante asirlo bien, pues tiene implicaciones no sólo para las áreas de Recursos Humanos, sino para todas las operativas, comerciales y corporativas que pudiera tener una organización. La cultura organizacional moldea cómo se entiende un cliente a sí mismo cuando establece una relación emotivo-comercial con la empresa; igualmente sucede con las relaciones de los proveedores, colaboradores, autoridades de gobierno y otros más.

Como se nota, la cultura organizacional apunta al centro de la vida íntima de los hombres y mujeres con quienes tenemos contacto. De este modo podemos afirmar que la cultura organizacional se trata muy poco del conocimiento teórico y práctico que se tiene del mundo y del entorno, y mucho del conocimiento que el hombre tiene de sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s