Persiguiendo extremos y deconstruyendo ilusiones

cierra-ojo

Por Natalie Despot

Twitter: @NatDespot

 

¿Se puede ser muy extrovertido, demasiado amable o súper feliz? Podría parecer que sí. Vivimos en una cultura que promueve los excesos, en donde el derroche y los extremos se ven bien, y son algo que sólo unos pocos “privilegiados” pueden tener. Deseamos “ser más” en muchos aspectos de nuestra vida, pero ¿qué pasaría si realmente alcanzáramos esos niveles deseados?

En este post quiero explorar la idea de que muchas variables psicológicas, incluyendo algunos rasgos de la personalidad y habilidades, se tornan curvilíneas cuando se trata de la eficacia y el bienestar. Es decir, que esos excesos que buscamos pueden resultar contraproducentes.

Personalidad

He aquí una verdad sobre el liderazgo: una cantidad moderada de confianza en sí mismo está relacionada con la eficacia del líder. Pero los líderes demasiado confiados o muy narcisistas son arrogantes y terminan alejando los allegados que tenían. Por otra parte, debido a que están seguros de que nunca se equivocan, al momento de fallar, fallan con más fuerza y consecuencias.

Seguramente han escuchado críticas hacia una persona cuando no se anima a hacer cosas nuevas, por no “estar abierta a la experiencia”. Sin embargo, ser muy osado puede hacer que se pierda el control y no se mida el riesgo. Lo mismo sucede con una persona detallista: podrá sorprender con sus resultados, pero si no mide su comportamiento su perfeccionismo la hará incapaz de completar sus tareas porque nunca quedarán “perfectas”.

Destrezas y habilidades

¿Y qué tal ser muy expresivo? Una persona expresiva genera empatía con nosotros y es agradable estar con ella, pero esta cualidad pierde el efecto cuando se presenta su extremo: nos alejamos de la persona porque no tiene control sobre sus manifestaciones emocionales y puede resultarnos agresiva. Una persona con demasiada sensibilidad emocional se torna propensa a ser vicaria de las emociones de los demás, a menudo para perjuicio suyo. Y por el contrario, cuando alguien tiene demasiada reserva con sus emociones nos parece frío y distante.

¿Qué hay de ser muy inteligente? Algunas investigaciones sobre el liderazgo sugieren que el líder suele ser más inteligente que los seguidores, pero el líder no será eficaz si su inteligencia llega a un punto en que es incapaz de conectarse con el aspecto emocional de su persona o le impide actuar con simplicidad. Basta con recordar a Sheldon Cooper, un personaje de la serie televisiva “The Big Bang Theory”, quien representa una caricatura del tipo de personalidad fuertemente caracterizada por la egolatría de quienes se consideran intelectualmente superiores a todos los demás. Su gran intelecto lo hace inútil para realizar tareas simples como ir al doctor, manejar un coche o comprender a un amigo.

Podemos seguir ennumerando ejemplos de conductas o deseos extremos dañinos. Quizá hayan escuchado el dicho “nunca se es demasiado rica, ni demasiado delgada”. Bueno, sabemos que ser demasiado delgada es un problema muy serio que puede resultar en anorexia o bulimia. ¿Y ser demasiado rico? ¿Es eso siquiera posible? Piensa en el impacto que podría tener en tu vida tener la responsabilidad de manejar una enorme y creciente cantidad de dinero, cuya acumulación puede resultar adictiva, generar muchas envidias y producir conductas autodestructivas que consuman tu salud.

El justo medio

Según Aristóteles, la virtud está en el balance, en el justo medio. De hecho, nuestra capacidad de vivir bajo ese equilibrio es lo que nos asegura una vida buena. Quiero terminar este post recordando que para encontrar ese equilibrio necesitamos ser honestos con nosotros mismos: ¿qué cosas tienen realmente importancia en nuestras vidas? ¿Es lo más valioso que tenemos aquello que la cultura de los excesos nos invita a alcanzar? Cuidado, por que de no tenerlo, podríamos darnos cuenta de lo que es verdaderamente valioso demasiado tarde, ya que lo que perdimos, y con ese golpe despertamos y darnos cuenta de que perseguíamos una fútil ilusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s