Qué hacer cuando tu cerebro empieza a zumbar

Por Natalie Despot

 

A muchos nos pasa que, cuando llega la hora de dormir, nuestro cerebro comienza a tener pensamientos acelerados que son como el zumbido de un insecto que nos impide conciliar el sueño. Para colmo, esto nos trae la nueva preocupación de que posiblemente al día siguiente no podamos dar lo mejor de nosotros porque estuvimos en vela durante la noche y esto nos genera más estrés.

Muchas veces desearíamos tener un monitor cerebral que desactivara nuestros pensamientos para que por fin pudiéramos estar en paz. Lamentablemente no contamos con dicho aparato, pero podemos crear asociaciones y adoptar prácticas que nos ayuden a conciliar el sueño.

En primer lugar, es sumamente importante saber que el sueño es esencial para mantener la salud mental y física. Para muchos de nosotros el sueño es la última cosa que tenemos en mente cuando se trata de vivir saludablemente y es el primer cuidado que sacrificamos si estamos presionados por tiempo. En lugar de citar los daños que puede causar la falta del sueño, prefiero traer a su memoria la película “El Maquinista”: en ella se narra la historia de un empleado de fábrica que padece un grave problema de insomnio. Al cabo de un año sin dormir, la fatiga deteriora su condición física terriblemente y tiene alucinaciones severas, que le llevan entre otras cosas a la paranoia y a ser una carga para los demás.

Es muy importante tener un horario regular para dormir. Levantarse y acostarse al mismo tiempo es la clave para un buen sueño. También es recomendable crear una rutina antes de dormir, ya que mediante ello se puede establecer una clara asociación entre ciertas actividades y el sueño. Por ejemplo, si antes de ir a la cama lees una novela, tu cuerpo sabe que la lectura en la noche es una señal previa al sueño. Si tomas un baño caliente antes de acostarte cada noche, tu cuerpo reconoce que es el momento de bajar el ritmo motriz y relajarse.

Muchos tenemos la mala costumbre de ver noticias en la noche, pero esta no es una buena idea, porque en lugar de ayudarnos a tener un buen sueño, nos altera. En todo caso, es más útil recurrir a pensamientos positivos y acontecimientos felices o a cosas más simples pero que nos distraen de las preocupaciones, como centrarse en los detalles de un objeto particular: su color, forma, tamaño y para qué se utiliza.

Pregúntate a ti mismo qué malos hábitos están interfiriendo con tu sueño o alimentando tu ansiedad, para así erradicarlos. Ten presente que los saboteadores más grandes del sueño son la cafeína y el alcohol, ya que ambos aumentan la ansiedad. Y, por el contrario, la actividad física durante el día y conversar con tus amigos puede ayudarte a bajar los niveles de estrés.

Ahora bien, si ya has intentado todo esto y no tienes éxito, quizá tengas un problema más grave, por lo que te recomiendo que busques un especialista del sueño que trabaje en base a la terapia cognitivo-conductual (TCC). Los trastornos del sueño como el insomnio pueden ser tratados en tan sólo en algunas sesiones y no requieren medicación. Existen tratamientos muy específicos para dormir, así que es importante que busques a alguien que sea un especialista del sueño calificado.

En resumen, recuerda que el sueño debe ser una prioridad en tu vida; te ayudará a rendir al máximo y a estar saludable. Considera y evita los hábitos pueden aumentar tu ansiedad y prueba las técnicas arriba expuestas para relajarte y prepararte para dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s