Lecciones empresariales inesperadas en internet

Por: Juan José Díaz

Twitter: @zoonromanticon

 

Quiero comenzar con una nota aclaratoria: este post será muy breve, pues por ajustes al presente blog volveré a escribir el próximo lunes. Así es, de ahora en adelante, la columna o espacio que he compartido con ustedes cada viernes migrará al primer día de la semana.

Dicho lo anterior, quiero adelantar un poco de lo que tratará mi texto del lunes. Últimamente he estado siguiendo algunos canales de YouTube, donde sus autores construyen historias, enseñan algo o simplemente comparten sus hobbies de maneras muy creativas.

Uno de los autores que estoy siguiendo es Keralis, un videojugador que graba sus partidas, hace tutoriales y, repito, comparte lo que le gusta hacer con todos los que nos hemos convertido en parte de su comunidad.

Pues bien, uno de los juegos sobre los que hace videos es el Roller Coaster Tycoon 3. Hace años yo jugaba una versión anterior para Windows y en ella comenzó mi afición por hacer empresa.

Créanlo o no, mi primer acercamiento a la administración y a la gestión de negocios fue en dicho videojuego. Roller Coaster Tycoon se trata de construir parques de diversiones, contratar gente que lo atienda, gestionar campañas de mercadotecnia y, si todo lo haces bien, crecer el negocio para poder ofrecer cada vez mejores atracciones.

Es una especie de simulador empresarial, pero sin las complejidades técnicas. Sí, hay una hoja de balance, pero no esperen que les arroje el EBITDA ni el TIR de absolutamente nada.

Como sea, en la simplicidad y diversión de construir parques de diversiones yo encontré mi gusto por crear negocios.

¿Qué tiene que ver esto con los videos de Keralis?

Según pude ver en sus cuatro primeros videos, la nueva versión del juego exige mucho más management que antes y parte de premisas que en la última versión que yo jugué no existían. Por ejemplo, al buen Keralis se le aburría su personal y, por falta de capacitación y trabajo, terminaba por renunciarle.

De vez en cuando, el juego le arrojó mensajes de desempeño, como que ganó un premio por el lugar más bonito, pero que recibió un castigo por el poco valor generado.

Y es sobre estos elementos que hablaré el próximo lunes. Keralis, enfocado en la creación de su juego, expresó en varias ocasiones algunas sentencias que suelen ser comunes en algunos empresarios y emprendedores.

Los errores del jugador -que terminaron en las renuncias masivas y los castigos por poco valor- son muy similares a los que sufren muchos directivos y dueños de empresas. Y creo que se pueden resumir en una sola causa: a veces se está tan enfocado -por pasión, costumbre, status quo…- en los propios intereses y en las propias metas, que se vuelve imposible ver el gran proyecto y pre-ocuparse por generar el mayor valor para todas las partes involucradas.

Ya regresaré al tema el lunes. Los espero con ganas de retroalimentación.

Un comentario en “Lecciones empresariales inesperadas en internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s