Las 3 R’s, más allá de la ecología

“La reducción de desperdicios en todos los aspectos de la vida nos lleva a una existencia más limpia.”

Por Ana Belén Díaz

Durante la Cumbre del G8 en el 2004, Koizumi Junichiro, Primer Ministro de Japón, presentó la iniciativa ecológica de las 3 R’s, metodología que se ha popularizado en todo el mundo a través de campañas, videos e imágenes que promueven esta forma de vida enfocada a la reducción, reutilización y reciclaje de los residuos y desperdicios creados por la actividad humana.

En la empresa, así como en la vida, se generan desperdicios tangibles e intangibles. Actualmente algunas empresas trabajan en el combate de los primeros, sin embargo, el valor de las 3 R’s puede aplicarse a los desperdicios o muda -palabra japonesa que significa “inútil”- intangibles también.

Al igual que los desperdicios físicos, que son dañinos para el medio ambiente, cuando un muda intangible se genera, empieza a “ensuciar” nuestro entorno, a dificultar las labores, nos hace perder tiempo y dinero y provoca sensaciones de descontento en el trabajo.

El primer paso para poder aplicar las 3 R’s es descubrir los tipos de desperdicios que generamos. Detente un momento y piensa: ¿qué hago, cómo lo hago, podría hacerlo mejor? ¿Cómo podría hacer más con menos?

Los desperdicios pueden provenir de ocho errores comunes: la sobreproducción, el mal manejo del inventario, el realizar movimientos innecesarios, errores en la transportación, la espera excesiva, el sobreprocesamiento, el re-trabajo y el no utilizar las ideas de los demás.

Además de ser investigadora en Eudoxa, actualmente trabajo en una empresa que se dedica a organizar campamentos de liderazgo. Esta empresa es mi “medio ambiente” y cada una de las actividades que realiza, los productos que se consumen y se generan implican diferentes procesos que lo afectan.

El campamento en sí es el proceso más grande y de más valor dentro de la empresa. De éste tomaremos dos momentos como ejemplos para mostrar cómo funciona la propuesta de la 3 R’s más allá de la ecología: 1) la recopilación de datos del cliente, 2) la recepción del grupo.

Ejemplo 1: La recopilación de datos

Cuando se realiza la recopilación de datos descubrimos la primera muda por re-trabajo -por no hacer las cosas bien desde la primera vez-: se obtiene una primera información que será modificada a lo largo del proceso por adecuaciones posteriores del cliente, asunto muy común cuando trabajamos en empresas de servicio, pues nos tenemos que adaptar a las necesidades del cliente y esto implica cambios. Normalmente se realiza un primer programa de trabajo que se tendrá que rehacer con las nuevas especificaciones cuantas veces sea necesario.

Para evitar esto, podemos aplicar las 3 R’s:

Reduce. Solicitamos al cliente la mayor cantidad de datos posibles desde el inicio mediante un check list.

Reutiliza. Cuando tenemos clientes cautivos, les presentamos el mismo programa que les complació el año anterior.

Recicla. Generamos un programa base que presentamos al cliente para que pueda cambiar todo lo que quiera sobre él, hasta lelgar al proyecto final, y así no se generan programas nuevos desde la nada.

Ejemplo 2: La recepción del grupo

En esta segunda etapa podemos tener muda por espera. Ya que los grupos se tienen que trasladar hasta el campamento y se reciben a pie de carretera, en la mayoría de las ocasiones dependemos de su puntualidad y perdemos tiempo esperando al grupo. Así que aplicamos dos de las 3 R’s a este momento también:

Reduce. Le pedimos al cliente que nos adelante la hora aproximada de llegada y que nos llame por teléfono cuando sale de su origen.

Reutiliza. Como el tiempo perdido no se puede volver a tener, el reutilizar puede significar usar el tiempo mientras esperas. En nuestro caso practicamos o mostramos entre los guías nuevas actividades o juegos que se pueden utilizar para los campamentos.

Estos dos son ejemplos sencillos del aprovechamiento de las 3 R’s. Si nos enfocamos más en estos momentos, quizá podríamos encontrar muchos desperdicios más y para cada uno de ellos podríamos encontrar soluciones creativas.

La reducción de desperdicios en todos los aspectos de la vida nos lleva a una existencia más limpia y a buscar constantemente la forma de mejorar nuestros procesos y actividades en general. ¿Qué tan “ecológico” puedes hacer tu medio ambiente empresarial o cualquier otro en el que te desenvuelvas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s