Esclavitud y futbol

futbolito

“Al comparar a un futbolista profesional con cualquier otra persona cuya profesión sea diferente, podemos ver que el futbolista tiene, al menos, una particularidad común con un esclavo por convención.”

Por Antonio Briseño

Twitter: @antonio_bri

Hoy por la noche se celebrará el primero de los dos partidos de una final más del Torneo Mexicano de Futbol. Los dos equipos, que pertenecen a la capital del país, medirán fuerzas para saber quién es el mejor de esta temporada. Además, estos equipos son dos de los más populares en todo el país. Muchos de ustedes, así como yo, seguramente estarán por la noche frente al televisor viendo este partido que promete ser espectacular.

Dentro de todo este ambiente que hoy envuelve a la capital y al país, he reparado en características particulares que, en lo general, hacen muy parecido a un esclavo y a un jugador profesional de futbol. Ruego no se me malinterprete: lo que a continuación expresaré en ningún momento refleja una afinidad por mantener la esclavitud como un sistema laboral. Solamente, como ya he dicho, lo que quiero hacer notar son similitudes, no una postura propia.

La condición de “esclavo” la define la falta de libertad. De hecho, en las civilizaciones antiguas, la división más genérica de clases era de dos grupos: hombres libres y esclavos. Como bien sabemos, pues hoy en día se considera un derecho humano, la libertad es la capacidad de deliberar, es decir, el poder tomar decisiones por uno mismo. Así, un esclavo es esa persona cuya libertad es nula porque no puede tomar decisiones. Es importante precisar que la ausencia de libertad o el no poder tomar decisiones no es necesariamente una ausencia de facultad.

De esta manera, lo que queremos decir es que la esclavitud –según Aristóteles– es de dos modos: 1.- Por naturaleza. Cuando se carece de facultad deliberativa desde nacimiento. Luego, es beneficioso para el esclavo ser mandado; si no recibe órdenes, no sabría de qué modo vivir. 2.- Por convención, cuando quien es esclavo tiene la facultad de deliberar pero no puede ejercerla por alguna convención social, como por ser botín de guerra o como ser prisionero por algún delito cometido.

Sabiendo esto, al comparar a un futbolista profesional con cualquier otra persona cuya profesión es diferente, podemos ver porqué es que el futbolista tiene, al menos, una particularidad común con el esclavo por convención. Cualquier profesionista, en tanto que persona libre, puede decidir en qué lugar trabajar y en qué lugares no hacerlo según su conveniencia. Del mismo modo puede decidir en qué momento dejar de trabajar en esa empresa según su conveniencia -nótese que la conveniencia puede ser económica, social, cultural, etc.-. Podríamos decir que este profesionista decide, por voluntad propia, dónde y cuándo sí trabajar y dónde y cuándo no hacerlo.

En cambio, un futbolista, desde el momento en que lo es profesionalmente, queda privado de estas decisiones. Cuando un futbolista juega en el equipo “x”, no puede decidir cambiarse al equipo “y” por conveniencia propia. Este tipo de decisiones son impensables para él, pues están fuera de su alcance. En este caso quien decide si se queda a laborar en el equipo “x” o se va al equipo “y” o al “z”, es el propio equipo “x”. Así, las decisiones laborales importantes las toma, para su conveniencia,  el equipo, como en el caso del señor que toma decisiones por su esclavo -que lo es por con convención  y no por naturaleza-. Es por esto que me parece que el futbolista queda de algún modo en el mismo grado que un esclavo, pues sin importar que tenga lujos, dinero, fama y otras cosas, ha perdido una de las más facultades más importantes para un ser humano: el poder de decidir sobre su vida laboral.

Es por esta comparación que me quedan algunas inquietudes. ¿Es realmente valioso apasionarse por algo que no respeta de cierto modo la libertad de las personas? ¿Vale la pena volverse fanático del futbol profesional sin cuestionar el modelo bajo el que opera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s