La compasión no está peleada con el mundo empresarial

suport

“Los que son más compasivos, amables, comprensivos tienden a establecer relaciones de mayor calidad con los demás en el trabajo. De este modo, impulsan los niveles de productividad y aumentan entre los compañeros de trabajo de trabajo el sentimiento de pertenencia, así como su compromiso con el trabajo.”

Por Natalie Despot

Nuevos estudios ponen en tela de juicio la idea de que el rendimiento de una empresa se eleva al ejercer presión a los empleados. En realidad lo que aumenta son los niveles de estrés y una serie de costos indeseables tanto para los empleadores como a los empleados.

El estrés implica mayor gasto en el cuidado de la salud y aumenta los costos de rotación. En un estudio realizado a los empleados de diversas organizaciones, se mostró que los gastos de atención de salud para los empleados con altos niveles de estrés eran 46% más que en organizaciones similares que no tienen altos niveles de estrés. También se ve el impacto del volumen de negocios: el 52% de los empleados reportan que el estrés laboral les ha llevado a buscar un nuevo trabajo, rechazar una promoción o dejar su trabajo.

Pero, ¿existe una manera alternativa de elevar los niveles de productividad en la empresa? Un nuevo campo de investigación sugiere que cuando las organizaciones promueven una ética de la compasión en lugar de una cultura del estrés, es posible que no sólo se vea un lugar de trabajo más feliz, sino también con una mejor gestión.

Lamentablemente, a menudo se deja de lado la cultura del trabajo. Ésta es fundamental para una empresa. Se ha demostrado que la falta de cohesión y unidad en el lugar de trabajo aumenta la angustia psicológica. Las interacciones sociales positivas en el trabajo impulsan la salud de los empleados, por ejemplo, mediante la reducción de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y el fortalecimiento del sistema inmunológico.

No hay duda en que los empleados que están felices con su trabajo hacen de la empresa un lugar más agradable y dan un mejor servicio al cliente. Las personas con estados de ánimo positivos tienen mayor disponibilidad para cooperar con sus compañeros que tienen alguna dificultad laboral. Los que son más compasivos, amables, comprensivos tienden a establecer relaciones de mayor calidad con los demás en el trabajo.

De este modo, impulsan los niveles de productividad y aumentan entre los compañeros de trabajo de trabajo el sentimiento de pertenencia, así como su compromiso con el trabajo.

Teniendo en cuenta los costos de la atención a la salud, la rotación de personal y el mal servicio al cliente, podemos entender cómo la compasión puede muy bien tener un impacto positivo no sólo en el bienestar y en la salud de los empleados, sino también en el éxito financiero global de la empresa.

Tenemos el prejuicio de que la compasión no nos ayuda a crecer, por este motivo quienes emprenden o tienen su propio negocio pueden rechazar la práctica de la compasión por miedo a parecer débiles ante la competencia. Sin embargo, la historia nos muestra grandes líderes que fueron altamente  poderosos y compasivos: la Madre Teresa, Martin Luther King, y Desmond Tutu, para nombrar algunos. Eran tan fuertes e inspiradores que miles de personas fueron capaces de dejar todo para seguir sus pasos ¿habría algún empresario que no desee este tipo de lealtad y compromiso?

El apoyo a este punto de vista proviene de la investigación por Jonathan Haidt la Universidad de Nueva York. Su investigación muestra que cuando uno observa que alguien ayuda a otra persona genera un estado de bienestar que él llama “elevación.” No sólo sentimos elevación cuando vemos un acto compasivo, sino que nos hace más propensos a actuar con compasión con nosotros mismos y los demás. Este hecho tiene su explicación neuronal: las neuronas espejo,que nos llevan de manera inmediata a compartir los sentimientos del prójimo.

Cuando Haidt y sus colegas aplicaron su investigación aun negocio, se encontró que cuando los líderes eran justos y sacrificados, sus empleados experimentan elevación. Como consecuencia, eran más leales y comprometidos con la empresa. En otras palabras, si un gerente es servicial y actúa éticamente, es más probable que sus empleados sigan su ejemplo y aumenten su compromiso con él o ella. ¿No es éste el tipo de cultura laboral que nos gustaría generar?

nata-arrobaeudoxa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s