Consideraciones sobre la guerra (segunda entrega)

Por Antonio Briseño

Twitter: @Antonio_Bri

Siguiendo la línea de la entrega anterior, los invito a seguir con el recorrido histórico a través del pensamiento filosófico aplicado a la guerra.

Recordemos que en el pensamiento medieval la guerra podía justificarse o no según el por qué y el para qué fuera hecha. Es decir, la justificación de la guerra dependía enteramente de un punto de vista moral. Con el paso del tiempo y el cambio de paradigma social, científico, artístico y político, las consideraciones éticas medievales cada vez fueron más obsoletas. En un mundo donde los reyes trataban de recuperar el poder que poco a poco fue cedido a los señores feudales, la guerra dejó de ser valorada desde el punto de vista moral y comenzó a valorarse desde otros aspectos más “prácticos”. Así, la guerra pasó a ser un tema más importante en el ámbito político que en el moral. Autores como Maquiavelo y Hobbes pensarían y escribirían sobre la guerra, peso desde un interés político y no moral.

En la obra de Maquiavelo podemos descubrir este nuevo modo de entender a la guerra. El Príncipe, una de las obras más conocidas de este autor, ya no es una obra teórica sobre cómo debe entenderse la guerra; por el contrario, es una especie de manual con el que el Príncipe podrá gobernar no de buen modo, sino de modo que pueda perpetuarse en el poder. Según Maquiavelo, mientras que el tirano atienda los consejos de El Príncipe, podrá conservar el poder y gobernar de modo perpetuo. Si echamos un vistazo a la Italia en la que vivió Maquiavelo, veremos la coherencia de su obra. Era una sociedad formada por varios estados en la que ninguno lideraba y en la que los golpes de estado, los cambios de dinastías y, en general, la lucha por el poder no permitían tener un rey duradero y estable, y probablemente esto orilló a Maquiavelo a escribir su obra. Así, dentro de la obra del pensador italiano, la guerra se vuelve importante porque es un medio, que bien usado, ayudará al rey a mantener su poder y su puesto. La guerra, pues, es justificada si el rey la lleva a cabo para mantenerse como rey, sin importar si la guerra se hace en contra de naciones enemigas que atenten contra el gobierno o contra alguna facción del mismo pueblo que intente destituir a su rey. Como podemos ver, aquí ya han desaparecido aquí las concepciones morales sobre la guerra.

Con Hobbes pasa lo mismo: la guerra se vuelve importante sólo desde el punto de vista político. Primeramente, la guerra es importante porque gracias a ella surge el Estado. Para Hobbes, en un estado primitivo el hombre es el lobo del hombre. Esto quería decir que, contrario a lo que generalmente se supone, el hombre no es bueno por naturaleza, al contrario, la maldad impera en su alma. En este estado primitivo el hombre debe satisfacer todas sus necesidades para cumplir con su instinto de supervivencia. Así, según Hobbes, no morir es lo que mueve al hombre. Sin embargo, todos los hombres tienen las mismas necesidades y todos los hombres compiten por tener aquello que satisfaga las mismas. De este modo, esta competencia por cubrir las necesidades se vuelve una guerra entre hombres que pelean por tener las mismas cosas. De aquí surge la necesidad del Estado, pues los hombres se dan cuenta de que, para sobrevivir, lo que más conviene es ceder su absoluta libertad a cambio de que ese nuevo ente, el Estado, mediante convenios, pactos y leyes, garantice la supervivencia de todos. Así, la guerra puede volverse un medio para la paz. La guerra de todos los hombres contra todos los hombres, al crear el Estado, fomenta mediante leyes un ambiente de paz en donde se garantiza la supervivencia de todos a costa de poder hacer lo que cada uno quiera.

Como podemos ver, en este segundo momento histórico sobre la concepción de la guerra se puede apreciar cómo las consideraciones políticas se volvieron más importantes que las morales, que quedaron un a un lado.

En la siguiente y última entrega visitaremos tiempos más cercanos y, si me lo permiten, les dejaré mi opinión al respecto de este gran tema de la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s