La música y el trance

“El valor artístico que trasciende el mero entretenimiento y eleva al hombre a un estado de superioridad espiritual ha estado presente desde la prehistoria hasta nuestros días.”

Por Santiago Piñeirúa

Una vez vi un documental en el que se hablaba de las pinturas rupestres más antiguas jamás encontradas en las cavernas. El investigador hablaba de la interpretación dada a estas pinturas por los arqueólogos más estudiados. Me encantó la conclusión: después de años de investigación, se dieron cuenta de que esas pinturas de hombres persiguiendo a sus presas en el ritual de la cacería iban mucho más allá de ser una simple representación de la actividad cotidiana con la que conseguían alimento. Ciertos detalles de estas pinturas antiguas revelaban ser una representación del trance espiritual vivido en sus rituales y mediante el cual elevaban su esencia a un nivel que trascendía la vida en este mundo. Aquello es, sin duda, una de las primeras manifestaciones artísticas del hombre. Recuerdo que el narrador del programa decía: “no hemos aprendido nada, después de siglos de historia seguimos buscando la identidad del hombre a través del arte”.

Entonces me viene a la mente la pregunta: ¿qué ocurre con la música? La música, como todas las artes, ha sido también un medio de búsqueda de trascendencia espiritual. En los primeros años de la historia de la música occidental la función de la música era enaltecer la misa cristiana, tradición que desarrollo las técnicas y los estilos que después dieron vida a la música secular.

Pero hay algo que no ha cambiado, y es que el valor artístico que trasciende el mero entretenimiento y eleva al hombre a un estado de superioridad espiritual ha estado presente desde la prehistoria hasta nuestros días. No en toda la música está presente esta sensación de trance, pues la música ha tenido distintas funciones durante la historia, sin embargo en todas las épocas ha sido escrita música que nos eleva en este sentido.

Una de las tendencias de la música en el siglo XX y XXI es el minimalismo, estilo mediante el cual se hace música con los mínimos elementos posibles. Steve Reich, compositor estadounidense, es uno de los primeros en desarrollar esta idea. El valor artístico de su música, en mi opinión, se basa en ese trance en el que nos hace entrar al escuchar patrones tan repetitivos que crean una atmósfera que supera los meros términos musicales, y que, al presentarse un cambio repentino, crea un momento mágico.

He aquí un ejemplo:


 

Este mismo estado espiritual puede ser vivido con otras obras, incluso de compositores tradicionales en la música occidental europea. Tal es el caso del famosísimo bolero de Ravel, cuya estructura está basada en un patrón melódico y armónico que no cambia hasta el gran final, cuando hay un nuevo acorde (minuto 16:20). A todo esto se suma un gran crescendo generalizado que va de principio a fin de toda la obra.

He aquí una versión:


 

La música hindú, basada en otro sistema de armonía, escalas e instrumentación, comparte esta función también. La música occidental europea, en sus orígenes, no coincide en historia con la música de Asia hasta siglos más tarde, sin embargo comparten la misma búsqueda por la trascendencia espiritual.

He aquí un ejemplo de esta música:


 

Aunque evidentemente es imposible encontrar ejemplos en internet -o en cualquier otro lado- de música prehistórica, los arqueólogos han encontrado diversas evidencias que sugieren que esta importancia espiritual era un elemento presente en los primeros hombres, y que sus rituales y actividades religiosas siempre fueron acompañados por la música.

Entonces, concluyo lo mismo que el narrador de aquel documental: no hemos aprendido nada. Los hombres seguimos teniendo necesidad de trascender más allá de nuestros límites físicos. El arte y la música son necesarias para llevar a cabo esta tarea y con el transcurrir de la historia solamente hemos encontrado distintas maneras de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s