Mejor que un souvenir

3

 Una sensibilidad abierta al viajar puede dejarnos un abanico un poco más amplio de posibilidades para entender lo que nos rodea.”

Por Elizabeth G. Frías

Twitter: @elinauta

Me sucede seguido que, cuando intento hablar de lo que vi en algún viaje, llego a formulaciones extrañas que resulta casi inútil tratar de explicar. Me parece, por ejemplo, que el cielo en Suecia es más amplio y más cercano, y que los matices de gris durante el invierno en Nueva York son más vívidos. París es color verde esmeralda y está atravesada por haces de luz; en Washington el aire es claro y compacto; Curitiba me suena como a percusiones suaves. No tiene ningún sentido, lo sé: para quienes lean esto, se trata sólo de asociaciones de palabras distantes entre sí. Es comprensible: hay que forzar un poco las palabras para tratar de articular el modo en que percibimos. Si se tratara de describir una pintura o una fotografía de una fruta, por ejemplo, y tuviéramos cuatro versiones de la misma, ¿cómo explicaríamos la diferencia entre una y otra?

Más que explicar que se trata de una fruta, habría que describir la técnica con la que está hecha, la calidad de la luz, los colores, el carácter de la imagen: una es lúgubre, otra parece solitaria, una más es veraniega. Aunque describiéramos con detalle cómo está colocada esa pera, de qué color es y cómo incide la luz sobre ella, alguien que no viera la imagen no podría experimentar lo que la escena contiene o de qué modo es distinta a las otras tres escenas con peras. ¿Qué pasaría si lo que tratamos de describir no son sólo esos modos distintos de pintar, sino modos distintos de percibir? ¿Qué pasaría si esos matices de color y de luz correspondieran a matices similares en nuestra forma de observar y experimentar las cosas?

Una idea de Walter Benjamin que durante mucho tiempo me ha parecido intrigante es que el modo de percibir se modifica de acuerdo a la época histórica en que vivimos. “Dentro de grandes espacios históricos de tiempo se modifican, junto con toda la existencia de las colectividades humanas, el modo y manera de su percepción sensorial”, dice en uno de sus libros más conocidos. Muchas veces me he preguntado en qué pueden consistir esas modificaciones de la sensibilidad: ¿de qué modo podría alguien de otra época percibir diferente?, ¿no sería lógico que percibiéramos todos de modo idéntico, ya que lo hacemos a través de los mismos órganos?, ¿cómo podría el rojo percibido por un hombre de hace dos siglos ser distinto del rojo percibido por mí ahora? La respuesta podría ser, simplemente, revertir la pregunta: ¿cómo podría ser igual?

Las percepciones de sonidos, olores, sabores y colores están ligadas a nuestro modo de concebir e interpretar el mundo. Por eso, para Benjamin lo importante es averiguar cuáles son los cambios sociales que provocan esos distintos modos de percibir. Para mí –por ahora– basta con tener algún indicio, por mínimo que sea, de cuáles podrían ser esas variantes en la percepción, y me parece que los viajes son excelentes indicadores (si no podemos trasladarnos en el tiempo, al menos podemos hacerlo en el espacio).

A partir de esto, quiero recordar esa cita de Henry Miller que seguramente es una de las más repetidas cuando se trata de viajar, pero que sigue pareciéndome indispensable: One’s destination is never a place but rather a new way of looking at things. No es sólo viajar a Alemania, a Perú o a China: es atravesar fronteras de nuestra propia percepción, de nuestra manera de comprender el mundo en su nivel más básico. F. Scott Fitzgerald dijo en un libro escrito en la Riviera Francesa: Somewhere inside me there’ll always be the person I am tonight. ¿Por qué le pareció que justo en ese lugar él era una persona distinta? ¿Tenía algo que ver el lugar que estaba visitando con quién era él en ese momento?

Por complicado que sea explicarlo, eso se siente con frecuencia al viajar: algo se transforma. Para mí, esa transformación tiene todo que ver con la percepción. Más que cualquier álbum de fotos o recuerdo traído de lejos, una sensibilidad abierta al viajar puede dejarnos eso: la oportunidad de expandir un poco la capacidad de percibir y comprender; un abanico un poco más amplio de posibilidades para entender lo que nos rodea. Es mejor que un souvenir, creo yo.

2 comentarios en “Mejor que un souvenir

  1. Yo voto por que no existe tal cosa como un “color objetivo”, más allá de aquel acuerdo pragmatista (“¿qué es rojo?” “eso”, y señalar.) Podría haber un rango de tonos que hemos acordado llamar rojo y que nunca sabremos la cantidad de variaciones que tiene para cada uno. Pero además, creo que sí está entrelazada esa percepción del rojo con las significaciones culturales que tiene. Y más que una percepción atómica, el marco o el modo general de la percepción es lo que me intriga: ¿tal vez una figura base? ¿el ritmo, la inmovilidad? ¿la definición, su ausencia?
    Benjamin, por ejemplo, entiende como cambio en la percepción el que los objetos pierdan su aura de “cosa irrepetible” al ser reproducidos en masa.
    ¡En fin! Gracias por el comentario y por ponerme a pensar. Suertuda seré.

    Me gusta

  2. Sobre la percepción de los colores, por ejemplo, recuerdo que todos ven (todos _conciben_) un color distinto. Será la misma partícula que emite tantas frecuencias para que sea rojo, pero culturalmente es distinto. La conceptualización cromática de un contexto puede parecer imposible para otro, como ese grupo esquimal que tiene decenas de nombres para diferentes matices que nosotros sólo nombramos como ‘blanco’. No obstante, me gusta pensar que debe de existir un “color objetivo”, por llamarlo de algún modo, que no dependa de las percepciones individuales para que exista. Tiene que ser.

    Buena sensación deja este texto. Enhorabuena. Sé suertuda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s