Aprender historia sin pensar en el cambio

El estudio de la historia debe ser, como cualquier otro, un estudio apoyado en el pensamiento crítico. ¿De qué nos sirve memorizar el pasado sin someterlo a un análisis que sirva para el presente?

El Presente del Pasado

por David F. Uriegas*

Una de las características más fascinantes acerca de las historiografías son sus cambios —aunque por cambios no debe entenderse necesariamente progreso, desarrollo o evolución, pues aunque algunos de estos sí se han desarrollado en cierta medida hacia algo mejor, es difícil, complejo e incluso autoritario decir que tal o cuál historiografía es mejor.

Estos cambios en las historiografías nos han servido para comprender el devenir de la historia de maneras distintas. Tales cambios han sucedido gracias a los cambios de paradigmas filosóficos o teológicos que se han hecho en torno de la manera en que se ha comprendido y pensado el mundo, lo real. Por esa razón (mas no la única), las formas en que se han escrito las historias también han sido diversas. No por nada muchos académicos ponen énfasis en la historia de la historiografía, tanto mexicana como universal. Y no por nada…

Ver la entrada original 466 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s